Obvio lo primero que nos viene a la mente cuando hablamos de la Rosca de Reyes es la riquísima tradición, pero además le encontramos otros beneficios.

Por Shantale Carrera

 

Algunos antecedentes (nice to know)

El 6 de enero es cuando se celebra la fiesta de la Epifanía (de ahí lo del Epiphany Cake) o más conocida com el día de Reyes en donde los tres señores magos llegan a conocer al niño dios después de ir siguiendo la estrella que los guiaba. Es pues, una fiesta enteramente cristiana en la que se consume el pan dulce llamado Rosca de Reyes y se suele acompañar con chocolate caliente (uff! de tan solo escribirlo se hace agua la boca).

Inicialmente llevaba decorados con higo, dátiles, nueces y se endulzaba con miel. Hay quienes adjudican el delicioso pan a los franceses, quienes escondían un frijolito en el roscón. De cualquier manera, a México llegó junto con los españoles durante la evangelización.

Publicidad

Actualmente el pretexto es bueno para juntarse con familia y amigos, de hecho hasta una rosquita individual en un coffee place está padre. Ahora que si no quieres que quede ahí la cosa, mejor en grupo y ver a quién le sale el niño para que compre tamales el 2 de febrero (si esto no se acaba hasta que se acaba). En teoría, el tema de sacar el niño en tu pedazo de pan es un honor, porque es como ser el padrino y entonces tú invitas los tamales.

 De los ingredientes, podríamos hablar mucho pues la Rosca está repleta de simbolismo. Por ejemplo, su forma circular (aunque para grupos numerosos y con fines de fácil empaque ya se elabora elíptica), se debe a que el amor por el niño es infinito. El hecho de que el figurín esté escondido en el pan, es justo como José y María suponen haber escondido a Jesús en la persecución de Herodes. Los frutos por su parte simulan las joyas de la corona de los reyes que venían de Oriente y quienes a su vez dieron regalos al niño recién nacido (oro, incienso y mirra).

Como ocurre con la mayoría de las tradiciones, se van adaptando o modificando a lo largo de la historia. La Rosca no es para nada la excepción. Hay numerosas recetas que varían por países y regiones. Es más, el otro día probé una con relleno nata (omg!).

 

Foto: Shutterstock

Lo que NADIE nos dice es que es nutritivo. Es real. Chequen los beneficios y coman sin culpa:

Harina de trigo

Es el ingrediente principal de la Rosca y está fortificada con: hierro, ácido fólico, zinc, tiamina, riboflavina y niacina (eso es por ley o sea que definitivamente lo tiene).

 Higos

Esta fruta que tal vez de niño le quitabas a la Rosca, resulta que es rica en fibra y antioxidantes. Funciona súper bien en el tratamiento de problemas gástricos, enfermedades respiratorias, inflamación, hipoglicemia y ciertas infecciones.

Ate de membrillo

El membrillo tiene ventajas como que estimula la circulación, fortalece el sistema inmunológico y ayuda a la digestión. Incluso es bueno para la colitis y la inflamación intestinal.

 Huevo

El huevo, como ya sabemos, es proteína animal y además contiene vitamina B7 (biotina), vitamina D, vitamina B12 (ácido fólico), omegas y más Hay estudios de los beneficios del huevo y uno de ellos muestra que previene el envejecimiento de las células.

Leche y mantequilla

Estos dos productos lácteos son ricos en calcio, potasio y magnesio, así que contribuyen a la salud de los dientes los huesos. La mantequilla tiene A, E y K, grasas saturadas (de las buenas) que ayudan al funcionamiento de la tiroides.

Ralladura de naranja

La naranja y los cítricos en general aportan beneficios asociados a su contenido de vitamina C y bioflavonoides que actúan como potentes antioxidantes. La vitamina C desempeña un papel importante en el sistema inmunológico y la cicatrización.

Y para cerrar con broche de oro, el 6 de enero, además de comer pan delicioso y beber chocolatito, es cuando suelen darse regalos a los niños (y a los no tan niños también). ¡Provechito!