La leyenda del trailer enuncia: “basado en la historia real de los Warren”, pero ¿qué tan cierto es lo relatado en las películas?

Por Jimena Sánchez

 

El Conjuro no sólo giró en torno a demonios que aquejaban a la gente, sino también al romance aparentemente perfecto, entre Ed y Lorraine.

Esta mítica relación ha sido desmentida, pues en los 60, Ed Warren comenzó una relación con Judith Penney, una menor de 15 años. Ella fue su amante durante cuatro décadas; sin embargo, lo más sorpresivo es que Lorraine no sólo tenía conocimiento al respecto, sino que aceptó vivir en la misma casa.

Foto: Web
Publicidad

De hecho, casi 50 años después, fue Penney quien declaró bajo juramento tal historia. Incluso Ed le dijo en varias ocasiones, que ella era el verdadero amor de su vida.

El escándalo continuó cuando, en 1978, Penney resultó embarazada y, según la declaración anterior, Lorraine la habría incitado a abortar. “Ellos querían que dijera que alguien había entrado al departamento y me había violado, pero no lo haría. Estaba muy espantada. No sabía qué hacer, pero acababa de tener un aborto. La noche que me recogieron del hospital después de hacerlo, se fueron y me dejaron sola”, dijo en una grabación obtenida por The Hollywood Reporter.

Foto: Web

Por si fuera poco, Judith Penney también reveló abusos dentro del matrimonio “a veces Ed la golpeaba para callarla…algunas noches creí que se iban a matar”.

Aunque Ed falleció en 2006, Lorraine respondió -a través de sus abogados- que los Warren abrieron su hogar a Penney cuando tenía 18, pues ella no tenía a dónde ir y durante mucho tiempo en que Ed y Lorraine se encontraban de viaje, trabajando en casos y dando conferencias, Penney vivía ahí y vigilaba la casa.

De acuerdo con la investigación de The Hollywood Reporter, previo a la filmación de El Conjuro, Lorraine accedió a ser consultora de New Line Cinema, pero había ciertas restricciones: “El film no podía mostrarla a ella o a su marido participando en crímenes, incluyendo sexo con menores, pornografía infantil, prostitución o abuso sexual. Tampoco podían ser mostrados participando en relaciones sexuales extra maritales”.

Foto: Web

Sin embargo, ante estas cláusulas, Jill Smith (abogada) dijo también a THR que ha hecho acuerdos que previenen representaciones de algún personaje con comportamientos inadecuados, que no son relevantes a la historia o que simplemente nunca sucedieron.

El productor Tony DeRosa-Grund informó a Warner y New Line, vía mail, que la película estaba lejos de parecerse a la historia original. Ahora, este caso se convirtió en un problema legal, cuyo fin parece lejano.