El sistema de captura de movimiento empleado en la cinta de James Cameron lo complica todo.

Por Enrique Navarro

James Cameron está apostando todo a la secuela de Avatar y su forma de filmar lo demuestra.

Para la cinta Avatar 2, que se espera que llegue a salas en 2020, se filma predominantemente bajo el agua, con un nuevo sistema de motion capture, que ha complicado el rodaje, según publicó el portal NME.

La técnica motion capture consiste en registrar con sensores los movimientos de los actores para luego digitalizarlos, pero hacerlo bajo el agua es todo un reto.

Publicidad

“Nunca se ha hecho antes y es muy complicado por nuestro sistema de captación de movimiento. Como otros sistemas de captura, se le llama base óptica, lo que significa que usa marcas que son fotografiadas con cientos de cámaras. El problema con el agua no es el estar en la profundidad, sino la interface entre el aire y el agua que forma un espejo de movimiento”, explicó el también director de Terminator y Titanic.

El cineasta explicó que este espejo móvil refleja todos los puntos y marcas, lo que crea un montón de marcas falsas.

“Hemos arrojado muchos caballos de fuerza, innovación, imaginación y nueva tecnología a ese problema.”

“Nos tomó año y medio de trabajo resolver el problema con el agua.”

La buena noticia es que ya lograron grabar escenas bajo el agua con ayuda de actores expertos que logran retener el aliento por un buen tiempo.

Foto: Cortesía IMDB