Después de tomarnos un té, lo más normal que es que echemos la bolsita a la basura por no saber que se pueden reutilizar de varias maneras. Te compartimos algunas ideas.

Por Paulina Castellanos

 

Para darle sabor a la pasta

 

Foto: Pexels

La próxima vez que quieras preparar arroz jazmín o pasta con lemon grass, piensa en tus bolsas de té usadas, ya que les darán muy buen sabor. Todo lo que debes hacer es colgar las bolsitas a los lados de la olla mientras hierve el agua. Saca las bolsas antes de poner la pasta o el arroz a cocer y verás qué bien se absorbe el sabor.

Publicidad

 

Para regar las plantas

 

Foto: Pexels

Junta varias bolsitas de té usadas y ponlas a hervir por unos minutos, después deja que se enfríe el agua y úsala para regar tus plantas. Esta práctica las protegerá de cualquier tipo de infección por hongos. También puedes abrir las bolsas de té y mezclar su contenido con la tierra de la planta, funcionará como fertilizante.

 

Para quitar el mal olor de los zapatos

 

Foto: Pexels

Si tienes un par de zapatos apestosos, tenemos la solución perfecta. Déjalos por varias horas al aire libre con un par de bolsas de té adentro de cada zapato y en poco tiempo verás que las bolsitas se llevan el mal olor.

 

Para aromatizar tapetes

 

Foto: Pexels

Si tienes la sensación de que tus tapetes huelen mal o se han convertido en la cama favorita de tu perro, tenemos un remedio. Primero, pon las bolsas de té en agua caliente, después abre las bolsitas, distribuye su contenido sobre el tapete y déjalo ahí hasta que se haya secado. Finalmente aspira el tapete. Opta por el té de limón o de menta para que deje un aroma más agradable y fresco.

 

Para limpiar ventanas

 

Foto: Pexels

Sabemos que a la hora de limpiar la casa, dejar las ventanas parejitas y sin manchas es una tarea complicada, pero con unas bolsas de té se acabó el problema. Sólo tienes que poner las bolsas de segundo uso en agua caliente, esperar unos minutos y con esa agua limpiar la ventana. ¡Algo tan simple que hará la diferencia!

 

Para hacerte pedi

 

Foto: Pexels

Si te gusta consentirte y hacerte pedicure en casa, ve reciclando las bolsas de té, ya que su contenido es perfecto para remover la piel muerta y sus antioxidantes ayudan a regenerar la piel. Es lo mejor que puedes hacer con tus pies después de un largo día con tacones, sólo tienes que poner las bolsas de té en agua caliente y después meter los pies en esa agua. Tus músculos se van a relajar y el dolor de pies desaparecerá.

 

Par un baño de tina

 

Foto: Pexels

Si quieres un baño de tina con tratamiento antienvejecimiento esta la solución, olvídate de pagar cifras altísimas en el SPA y sólo pon las bolsas de té en la tina con el agua caliente antes de meterte. Además de que la piel te quedará súper tersa, se reducirá la posibilidad de sufrir infecciones en el piel.