Antes de dar el gran paso de salirte de la casa de tus papás –alias el nido–, quizá quieras considerar un pequeñísimo detalle, el gasto fijo al que tanto tememos: la renta.

Por Alejandra Crail

 

Foto: Shutterstock

Si estás pensando que ya es tiempo de independizarte, estás en el lugar correcto. Sabemos que dar ese paso y cortar el cordón que tienes con tus padres es un sueño que muchos retrasan por no saber a qué se van a enfrentar cuando crucen la puerta. Ser libre da inseguridad, pero quienes conocen la vida fuera del nido saben que vale la pena.

Sin embargo, tomar la decisión y llevarla al éxito implica organización y una de las principales preguntas que te tienes que hacer antes de probar la independencia, es determinar cuánto puedes pagar de renta.

Publicidad

Especialistas en finanzas personales, señalan que lo ideal es que inviertas máximo el 30% de tus ingresos mensuales en el alquiler, pero esto no sólo incluye el pago de la renta, sino que dentro de ese presupuesto tienes que considerar los gastos por servicios básicos que no están incluidos y que tienen que ver con que funcione tu hogar: luz, agua, internet, gas, etc. La razón es que si tienes que vivir con menos del 70% de tus ingresos, estás propenso a endeudarte si se presenta un imprevisto, porque te saca de balance.

Los más jóvenes están rompiendo todos los esquemas, pues según Dada Room, plataforma para buscar roomies, las nuevas generaciones se aventuran a invertir hasta el 47% de sus ingresos en renta, algo que puede resultar peligroso para la economía personal. Sin embargo, la mayoría busca amigos con los cuales compartir departamento y están dentro del rango recomendado, 23-36%, para vivir en una economía sana.

El mismo portal recomienda que para dar el primer paso es adecuado buscar casas de estudiantes, roomies o rentas que ya incluyan los servicios, así como evitar buscar las zonas que están más de moda, aunque siempre están las colonias aledañas, donde por lo regular es más barato y quedas a walking distance.