A veces, los pequeños cambios en tu vida hacen la diferencia para que alcances tus metas de salud, talla o peso.

Por Paulina Castellanos

Todos los días son buenos para empezar a cambiar de hábitos. Si esperas (otra vez) a que sea año nuevo, sólo estarás poniendo pretextos y perdiendo el tiempo. Es cierto, parece sencillo y cuando lo llevas a la práctica no lo es, pero se dice que si logras repetir algo 21 días seguidos, ya estás del otro lado. Empieza lo antes que puedas con los siguientes hábitos:

Desayuna SIEMPRE

Investigaciones en todo el mundo han revelado que quien disfruta de un sustancioso desayuno, pierde más peso que quienes desayunan ligero. Come huevos con pan hecho de granos enteros y fruta con yoghurt.

Bebe té verde después de comer

Por su alto contenido de antioxidantes, el té verde puede ayudar a tu metabolismo.

Aumenta el consumo de frutas y verduras
Publicidad

Sólo tienes que agregar a tu dieta tres tazas de vegetales y dos de frutas diariamente. Es simple, llena la mitad de tu plato con verduras tanto en el almuerzo como en la cena y añade frutas a tu desayuno y como colación.

Siéntate a comer (pero literal toma asiento)

Además de comer más despacio, disfruta la hora de la comida. Siéntate, disfruta el momento y deja a un lado el celular.

Lleva un snack rico en proteína

Para que no termines comiendo un culposo munchie, guarda siempre en tu mochila o bolsa barras nutritivas, semillas (nueces o almendras) y frutas duras, como manzana.

Toma tu tiempo para comprar

Para comer bien, los alimentos deben estar en tu casa. Así que programa en tu agenda fecha y hora. ¡Por cierto! Nunca vayas al mercado o al súper cuando tienes hambre, porque cederás a tus antojos y no por lo que realmente necesitas.

Come carbohidratos junto con proteínas

Puedes combinar por ejemplo, huevos con pan tostado; yoghurt con fruta; galletas saladas con queso y, pan integral con atún o pollo.

Muévete

Camina 10 mil pasos diarios o haz una hora de ejercicio. Un contador de pasos es muy útil para que lleves un control adecuado.

No olvides tu botella de agua

Sí, tienes que beber agua. De hecho, lo ideal es al menos dos litros de agua al día. Entonces lleva contigo una botella y evita las bebidas azucaradas como los jugos y refrescos (aunque sean light).