Aunque el Antiguo Testamento es un texto que debería de estar prohibido, esta serie se adentra en él de una forma súper incómoda pero digna de aplausos.

Por Ernesto Sánchez

Foto: Shutterstock

 

EL ANTIGUO TESTAMENTO es un texto que debería de estar prohibido.

Además de discriminatorio, es machista y favorece estereotipos que han causado daño a las sociedades menos desarrolladas. Es muy triste ver que todavía existan mujeres devotas cuando la Biblia es la que dictó que el papel de la mujer es estar callada, lavando trastes, sirviendo a su marido y cuya única función en la vida es dar a luz.

Publicidad

La estupenda autora canadiense Margaret Atwood se basó en estos principios para escribir, hace 33 años, la novela El Diario de la Criada, que hoy se ha convertido en una serie alarmante ante la presidencia sexista de Donald Trump en los Estados Unidos. Producida por Hulu, The Handmaid’s Tale recientemente se hizo acreedora a ocho premios Emmy incluyendo mejor serie dramática y mejor actriz en una serie dramática en primetime (Elisabeth Moss, quien parece tener un talento de la talla de Kate Winslet).

Lo impactante de la historia es que lo que parecía ser una fantasía de Atwood, ya no suena descabellada en la realidad en la que nuestro país vecino al norte vive hoy en día. Un grupo de conservadores ha derrocado al gobierno y Washington ya no es la capital de los Estados Unidos, sino Anchorage. El nombre del país ha sido cambiado por Gilead y sólo sobreviven unas cuantas ciudades: Boston y partes de Nueva York. La taza de infertilidad es tal que se crea una dictadura teocrática basada en la historia de Jacobo, su esposa Raquel y su criada, Bilhah, que aparece en el Antiguo Testamento.

Y es ésta la base de la nueva sociedad estadounidense: las mujeres fértiles se convierten en criadas para tener sexo una vez al mes con el puritano jefe de familia mientras la esposa es relegada a mirar la horrífica ceremonia creada “en nombre de Dios”.

LA NETA

Es una serie sumamente fuerte, incómoda, terrorífica. No es una de esas
que se pueda ver en un tv binge. A mí me costó tres meses ver los 10 capítulos. Pero, sin duda, merece todos los Emmy que ganó y los Globos de Oro que seguramente se llevará en enero.