Los expertos de Pixar examinaron a varios xoloitzcuintles.

Por Enrique Navarro
Foto: Shutterstock

Dante ese xoloitzcuintle tan fiel que no duda ni un segundo en acompañar a Miguel al mundo de los muertos, pero, para muchos podría resultar algo extraño.

No tiene pelo y le faltan algunos dientes, pero su personalidad enamora a cualquiera que vea Coco, la nueva película de Pixar.

Pero este personaje es entrañable y mucho se debe a la similitud que tiene con cualquier perro de su raza en la vida real.

“Durante la realización de la película, trajimos a muchos perros para tener una referencia de ellos. Así podíamos echar una mirada para que su personalidad y textura fueran correctas. Grabamos el sonido de muchos perros para tener distintas expresiones para Dante; aunque es un animal, él tiene muchas emociones como tristeza, alegría, así que fue un aspecto muy divertido”, dijo en entrevista Adrian Molina, codirector de Coco.

Publicidad

No sólo los aspectos físicos del can fueron examinados y retratados en la cinta, también se echó un vistazo a la leyanda que vincula a esta raza con Mictlán, el inframundo de la cultura mexica.

“Algo divertido sobre Dante es que muestra la leyenda de que los xolos acompañan a los espíritus a la tierra de los muertos. Retratamos esto en la historia . Él es uno de mis personajes favoritos. Es un buen perro”, consideró.

Para tener una idea de lo divertido que fue la creación de Dante, basta con ver cómo se divertían el crew y los perros en los estudios Pixar.

“Llevaron a ese xolo al estudio para que pudiéramos interactuar con él. Ese xolo en particular se llama Fynn. Ya habíamos acabado la película. Mientras trabajábamos en la película, nos íbamos enamorando de la belleza de estos perros”, recordó.