"Quiero estar soltera, pero contigo", el deseo de una escritora que se hizo viral | S1ngular
S1NGULAR

“Quiero estar soltera, pero contigo”, el deseo de una escritora que se hizo viral

La escritora canadiense Isabelle Teisser escribió una carta en el Huffington Post a un hombre. Aún no lo encuentra, pero sabe que con él quiere seguir siendo soltera, pero en pareja.

¿Será posible este deseo?

En cuanto se publicó el año pasado, millones leyeron estas palabras, las cuales causaron sentimientos encontrados en muchos. Algunas feministas escribieron cartas contraatacando sus peticiones y acusándola de poner su felicidad en manos de un hombre.

Mientras tanto, muchas otras mujeres aplaudieron su sinceridad al admitir que sí busca un hombre, pero que lo que más quiere es encontrar un equilibrio con esa pareja para no renunciar a su vida actual y volverse “media naranja” de nadie.

Opiniones al respecto hay miles, ¿cuál es la tuya?

 

QUIERO ESTAR SOLTERA, PERO CONTIGO

Quiero estar soltera contigo.

Quiero que vayas a tomarte una cerveza con tus amigos, para que al día siguiente tengas resaca y me pidas que vaya a verte porque te apetece tenerme entre tus brazos y que nos acurruquemos. Quiero que hablemos en la cama por la mañana de todo tipo de cosas, pero algunas veces por la tarde; quiero que cada uno haga lo que quiera durante el día.

Quiero que me hables sobre las noches que sales con tus amigos. Que me digas que había una chica en el bar que te ponía ojitos. Quiero que me mandes mensajes cuando estés borracho con tus amigos para que me digas chorradas, sólo para que puedas estar seguro de que yo también estoy pensando en ti.

Quiero que nos riamos mientras hacemos el amor. Que empecemos a reírnos porque estamos probando cosas nuevas y no tienen sentido. Quiero que estemos con nuestros amigos, para que me cojas de la mano y me lleves a otra habitación porque ya no puedes aguantarte más y tienes ganas de hacerme el amor ahí mismo. Quiero intentar permanecer en silencio porque hay gente y nos pueden oír.

Quiero comer contigo, que me hagas hablar sobre mí misma y que tú hables sobre ti. Quiero que discutamos sobre cuál es mejor, la costa norte o la costa sur, el barrio occidental o el oriental. Quiero imaginar el apartamento de nuestros sueños, aun sabiendo que probablemente nunca vivamos juntos. Quiero que me cuentes tus planes, esos que no tienen ni pies ni cabeza. Quiero sorprenderme diciendo: “Coge tu pasaporte, que nos vamos”.

Quiero tener miedo contigo. Hacer cosas que no haría con nadie más, porque contigo me siento segura. Volver a casa muy borracha después de una buena noche con amigos. Para que me cojas la cara, me beses, me uses como tu cojín y me abraces muy fuerte por la noche.

Quiero que tengas tu vida, para que decidas irte de viaje unas semanas por puro capricho. Para que me dejes aquí, sola y aburrida, deseando que salte tu carita en Facebook diciéndome “hola”.

No quiero que siempre me invites a tus juergas, y no quiero invitarte siempre a las mías. Así, al día siguiente puedo contarte cómo fue la noche y tú puedes contarme la tuya.

Quiero algo que sea simple y, a la vez, complicado. Algo que haga que, a menudo, me haga preguntas a mí misma, pero que, en el momento que esté contigo en la misma habitación, desaparezcan todas las dudas. Quiero que pienses que soy guapa, que estés orgulloso de decir que estamos juntos.

Quiero que me digas te quiero y, sobre todo, poder decírtelo yo a ti. Quiero que me dejes andar por delante de ti para que puedas ver cómo se mueve mi culo de lado a lado. Para que me dejes arañar las ventanas de mi coche en invierno porque mi culo se contonea y eso te hace sonreír.

Quiero hacer planes sin saber si al final los realizaremos. Estar en una relación clara. Quiero ser esa amiga con la que adoras quedar. Quiero que sigas teniendo el deseo de tontear con otras chicas pero que me busques a mí para terminar la noche juntos. Porque quiero ir contigo a casa.

Quiero ser esa a la que le haces el amor y después te quedas dormido. La que te deja en paz cuando estás trabajando y a la que le encanta cuando te pierdes en tu mundo de música. Quiero tener vida de soltera contigo. Porque nuestra vida de pareja sería igual que nuestras vidas de solteros de ahora, pero juntos.

Un día, te encontraré.

  • Jazcyoh

    Es buena la intención yo lo intenté pero él sólo abusó de la situación, el asunto es que el otro quiera lo mismo que tu…

    • Jc DeWolfe

      Sólo funciona si eres guapa 😉

      • Skroge

        Jajajaja aunque seas guapa te van a poner el cuerno. :v

  • Klarivel Saviñon de Pitt

    Morí…
    ta cuál
    esa imperfección, tan perfecta.

  • Mario Gutiérrez

    Describió mi vida ?

  • José Juan Dominguez Macario

    Algo asi como Amigos Con Derecho ?
    Aunque es algo que siempre he pensado asi me gustaria una relacion….

  • Luz Maria Chiu

    Mi relación de pareja es un poco parecida y justo éso es lo que no me gusta. Éste tipo de relaciones no va conmigo.

  • Tabatha

    Me encantó y es presisamente esa forma de amar sin ataduras, sin apego pero con el compromiso de hacer que funcione. Muchos creen que por una relación así entonces se puede ir por el mundo haciendo y desaciendo; cuando en ningún momento la carta lo menciona. Es mas bien el amar por el hecho de hacerlo, sin la chaqueta mental de pertenecer al otro para ser feliz, sin la busqueda exhausta del amor perfecto que te complementa; cuando ya eres una persona completa y estas en la libre eleccion de compartirte si lo deseas pero no con la idea de crear una felicidad a base de una dependencia. Se requiere romper ideologías tradicionales para lograr esta clase de amor, sin que sea mal interpretado por unos y entonces abusen de este privilegio o bien no nos cause conflicto el saber ¿Que somos?. Nadie le pertenece a nadie, amemos por el hecho de amar sin coartar la libertad del otro ni la nuestra misma.

  • Wen Mustaine Uchiha

    Lo que siempre había pensado, pero no sabía como explicarlo con palabras tan exactas como estas.

  • Andrea Bécquer

    Aaah! ? Qué bello y horrendo pensarlo. Y sentir que algunas cosas creí tenerlas con él. Al menos, el deseo de todo eso…
    De que, pese a las distancias, siempre prefiriéramos la mutua compañía porque sabemos que el amor no es un contrato, mucho menos un capricho.
    Pero él soñó muy pronto y tuvo poca paciencia. Se siente correteando por el tiempo. Y yo quiero un hombre al que le importe más lo que siente por mí que las veloces manecillas del reloj tuerto.
    Yo sé que a todos nos importa.
    Pero cuando amamos, el tiempo empieza a correr realmente y su velocidad deja de importarnos. Ojalá él se viera conmigo en un futuro pese a todas nuestras dificultades.
    Yo quiero un hombre que, pese a sus miedos, ose a adorarme como yo a él, como yo que también omití mis miedos después de haberlos considerado. Porque al final, si no nos arriesgamos es porque sabemos que no vale la pena… Y si de antemano lo sabemos, entonces ni amamos, ni estamos enamorados.
    Finalmente lo único que valoraré de un hombre será su honestidad. Que me diga que me quiere o que no le importo. Pero que no me ate. Que no me haga eso.

×