¿Qué hacer cuando tu pareja es tacaña? | S1ngular
Especial / Psicología

¿Qué hacer cuando tu pareja es tacaña?

Ok, te enamoraste y en medio de tanta miel, dejaste pasar el hecho de que tu nuevo amor aceptaba sin problema que pagaras todo y, en su mayor intento, terminaba por dividir la cuenta. Pero ahora que ha pasado un tiempo y las mariposas empiezan a perder fuerza, te está haciendo ruido. Mucho ruido.

Cuando salen, todo lo mide en términos de “cuánto cuesta” y cuestiona cualquier plan que implique el mínimo gasto, entonces te das cuenta que quizá no son tan parecidos como creías y que tienen una diferencia en el modo de ver el dinero: uno lo ve como un medio para vivir y disfrutar, y el otro, como un fin en sí mismo.

Es importante diferenciar una situación de ahorro o austeridad, por un mal momento económico, de un patrón de conducta que termina privando del disfrute cotidiano.

Si estás en pareja con un tacaño, toma en cuenta los siguientes puntos y evita que el tema se transforme en un conflicto que puede derivar inclusive en el fin de la relación.

  • El dinero es mucho más que dinero, en él se juegan cantidad de cuestiones como la historia familiar; prueba a hablar con tu pareja acerca de cómo se vivía en su hogar el tema económico. No son iguales las costumbres de una familia a la que le ha costado trabajo hacerse de algunos bienes, que de otra que vive en abundancia. Puede que conversando encuentren una explicación y él o ella, pueda modificar las conductas que pueden molestarte.
  • La “prosperidad” es una cuestión de actitud. Pensar en la falta suele atraer más carencia. Quien se siente merecedor del dinero suele ganarlo con más facilidad que aquel que todo el tiempo piensa que tiene poco. Intenta detectar cuáles son las creencias limitantes de tu pareja. Las personas que suelen ahorrar más de lo necesario suele haber crecido con ideas como que “hay que guardar para tiempos de crisis”.
  • Ser tacaño tiene un enorme costo emocional. No sólo para quienes escatiman sino para quienes los rodean. De acuerdo con estudios científicos, quien es poco suelto con el dinero suele sufrir de estrés y ansiedad. Esta actitud se proyecta a la pareja y a la familia. Si estás en el proceso de construcción de un vínculo sentimental, es importante que establezcas un diálogo sincero en el que expreses claramente que la “inversión” material va mucho más allá de lo tangible. Tiene que ver con un “depósito” de confianza en la relación.

No tengas miedo a “ahorrar” palabras ni arriesgues perder a tu pareja por cuestiones materiales. Si solos no pueden, tampoco descartes la idea de pedir ayuda a un terapeuta.

×