S1NGULAR / Salud

¿Qué está matando a las nuevas generaciones?

La frase “los jóvenes son el futuro del mundo” es muy cierta. Sin embargo, las generaciones con las que contamos para detener guerras, encontrar curas a enfermedades crónicas o, pensando en lo más básico, perpetrar la especie, son las que más amenazas a la salud enfrentan. Y lo más preocupante es que estos riesgos son prevenibles.

Según un reporte de 2016 sobre los riegos para la salud de los adolescentes a cargo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo en 2015 murieron 1.3 millones de jóvenes a nivel global por causas que pudieron haberse evitado.

En México, las principales causas de muerte entre este grupo poblacional son los accidentes, las agresiones y los suicidios.

La depresión y ansiedad siguen siendo temas alarmantes directamente relacionados con las lesiones autoinfligidas intencionalmente o suicidios. Según cifras del INEGI de 2015, en México, el suicidio ocupó el tercer lugar en cuanto a principales causas de mortalidad entre personas del rango de edad de 15 a 24 años y el quinto entre personas de 25 a 34 años.

A estos factores hay que sumar la incidencia de consumo de alcohol y drogas entre los jóvenes y los accidentes que pueden ocasionar. En 2012, 120 mil jóvenes murieron en accidentes de tránsito.

Por otro lado, aunque el VIH ha dejado de ser completamente mortal, las muertes causadas por este virus siguen incrementando. Entre las opiniones médicas abunda la idea de que los jóvenes han dejado de preocuparse por el cuidado de su salud sexual, ya que la enfermedad dejó de ser considerada un factor de riesgo epidemiológico.

Finalmente, aunque existen sustancias que ahora son legales, son consideradas igual de nocivas, como el tabaco. A nivel mundial uno de cada 10 adolescentes consume tabaco. Así, aunque dentro de la mentalidad “millennial” existe un genuino interés por llevar una vida saludable, muchos jóvenes están expuestos a factores externos que reducen su calidad de vida.

Por todo esto, entre los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la OMS para 2030 está reducir en 40% el número de muertes prematuras. Sin embargo, tal parece ser que la respuesta no está en el qué sino en el cómo. Esta meta implica replantear el futuro de la sociedad, uno en el que las nuevas generaciones no sean consideradas el mañana, sino el hoy.