¿Qué diablos es el squirting y cómo se consigue? | S1ngular
Sexualidad

¿Qué diablos es el squirting y cómo se consigue?

En el 2001 se reconoció la existencia de la “eyaculación” femenina. Los videos explícitos, así como cursos para lograrlo, empezaron a causar furor y esa respuesta fisiológica se conoció cada vez más como squirting: el mítico chorro que lanzan las actrices porno y que, según datos de Pornhub, está entre las diez categorías más buscadas.

No todo lo que salpica es orgasmo

Frida Esban, terapeuta con especialidad en sexología, asegura que todas las mujeres tienen capacidad eyaculatoria y que para lograrlo se necesita el conocimiento del cuerpo y la estimulación óptima del clítoris, acompañados de una excitación intensa. En el proceso, las glándulas de Skene producen líquido que se compone de glucosa, fosfatasa, urea, creatinina, y sí, rastros de orina; una vez llenas, la sensación es muy similar a las ganas de hacer pipí, razón por la cual muchas féminas se contienen.

Una eyaculación, por más increíble que sea, no es sinónimo de un orgasmo más potente

El Departamento de Ginecología y Obstetricia, en el Hospital Privé de France, realizó una serie de pruebas con ultrasonidos para hallar que hasta 54% de las mujeres han experimentado alguna vez la eyaculación, pero pocas lo hacen de manera espectacular como en el porno, ese género que frecuentemente tomamos como guía y no como lo que es: entretenimiento y material masturbatorio.

Pero no todo lo que salpica es orgasmo y la mayoría de las veces ni siquiera es real. La expornstar Silvia Saint ya había explicado que prácticamente todas sus eyaculaciones eran fingidas y lo que se veía era una de las formas más usadas hasta la actualidad: inyectarse agua antes del rodaje.

interior

Los 5 pasos para conseguir un squirting

Si ya decidieron que quieren probarlo o mejorar sus habilidades, la sexóloga Esban da un serie de estrategias, paso a paso:

  1. La primera es ubicar el llamado punto G, que se sitúa en el primer tercio de la vagina, detrás del hueso púbico.
  2. Con o sin ayuda de un lubricante, hay que introducir los dedos medio e índice hasta palpar las glándulas de Skene (su consistencia es firme y rugosa).
  3. Una vez ubicadas, se trazan círculos que se combinan con movimientos hacia adelante y hacia atrás (se puede imitar la señal de “ven”); el clítoris es muy importante, por lo que no debe olvidarse su estimulación.
  4. Los movimientos deben ser rítmicos, firmes, hay que variar la intensidad y la rapidez sin imitar la crudeza del porno (a no ser que eso prefieran).
  5. Una vez que se alcanza la sensación que se tiene cuando queremos orinar, hay que relajar y soltar en lugar de retener.

A veces también es práctico tener buena compañía, pues es más fácil relajarse y dar instrucciones, que concentrarse en mantener la respiración, la ubicación de las glándulas, la lubricación y demás. Y no hay que olvidar que la expulsión del chorro y su potencia es sólo un camino más, una posibilidad de tantas para explorar, para conocernos sexualmente, experimentar nuevas sensaciones y, por qué no, para divertirnos.