¿Por qué nos gustan los casados? | S1ngular
Psicología / Sexualidad

¿Por qué nos gustan los casados?

El enredo entre tres tiene mal prestigio. En el cine, la amante acaba suicidándose o matando al tipo que no se divorcia. Pero Hollywood sabe poco de la vida real, en la que cada vez más mujeres se involucran con quien firmó un acta de matrimonio.

La doctora Stephanie Newman, de la revista Psychology Today, encontró un estudio según el cual 90% de las mujeres encuentran “antojabilísimo” a quien está en pareja. Según Newman, el hecho de que el hombre no busque matrimonio lo hace muy atractivo para quienes desean buen sexo, sin tener hijos ni interrumpir su trayectoria laboral.

Por otro lado, está la preferencia masculina por tener una aventura. En 2015, un grupo de hackers reveló estadísticas sobre quiénes usaban el sitio de ligue (Ashley Madison) para casados que buscan amoríos. Con ello, descubrieron un 86% de usuarios contra apenas 14% de usuarias. Es decir, muchos esposos buscando a unas pocas solteras.

Pero ¿cuáles son los motivos por los cuales el comprometido le es más atractivo a ciertas mujeres?:

  1. Tiene carta de recomendación. Alguien sin esposa carece de antecedentes. En cambio, uno cuya argolla se encarnó en el dedo al menos garantiza que no es un asesino serial.
  1. No te invade. Es decir, no dispone del tiempo para meterse en cada grieta de tu vida, así que puedes conservar tu libertad y también perderte de amor de las nueve de la noche a las dos de la mañana.
  1. Sube la autoestima. Se llama desafío: a quién no le gusta ganar todas las partidas de ajedrez. Ser la amante por la cual él arriesga un estupendo adulterio representa un subidón de ego nivel-no-va-más.
  1. Transmite seguridad. En el inventario de señores a los cuales aventar tu corazón como carnada, uno que permanece en el mismo domicilio por años y hasta tiene hijos quizá sea confiable. Eso es mucho.
  1. Te convierte en heroína. No, no en la de polvo blanco, sino en la rescatadora del individuo que padece una relación tipo leche tibia. Tú, en cambio, le provocas una embriaguez. Touché.
  1. Representa lo prohibido. Ir contra las normas es recomendable. Dispara la adrenalina como pocas cosas.
  1. Ofrece sexo como recién hecho. Las ganas son como el bolillo de panadería: duran frescas apenas unas horas. Luego se ponen chiclosas, les sale moho. Con el esposo ajeno, el sexo se conserva nuevo por más tiempo, justo porque no lo posees.

×