¿Por qué no bajas de peso cuando te pones a dieta? | S1ngular
Salud

¿Por qué no bajas de peso cuando te pones a dieta?

Bajar de peso va más allá de la fuerza de voluntad; estudios científicos han demostrado que someterse a un estricto régimen alimenticio es poco eficaz porque perder un par de kilos adicionales depende más de procesos neuronales.

El cuerpo se mantiene en cierto peso, llamado punto fijo; este rango varía en cada individuo y es determinado por los genes y su experiencia de vida. Cuando el peso de alguien que hace dieta cae por debajo del punto fijo, la persona no sólo quema menos calorías, también produce más hormonas inductoras de hambre y por lo tanto, se produce más satisfacción al comer.

La restricción calórica de las dietas genera hormonas de estrés que actúan sobre las células de grasa para aumentar la cantidad de grasa abdominal. Esa grasa se asocia a problemas médicos como diabetes y cardiopatías, sin importar el peso en general. Gran parte del conocimiento que tenemos sobre la regulación del peso proviene de estudios con roedores, cuyos hábitos alimenticios se parecen a los nuestros. Bajo estrés, los roedores consumen alimentos más dulces y con más grasa.

Además, abstenernos de determinadas comidas también reduce la influencia del sistema cerebral regulador de peso al enseñarnos a depender de reglas en lugar de confiar en el hambre para controlar la ingesta de alimentos, por lo tanto nos volvemos más vulnerables a pistas externas que, en su mayoría, fueron inventadas por los mercadologos para comer “todo lo que quieras”.

Con frecuencia, las dietas mejoran los niveles de colesterol, azúcar en sangre y otros marcadores de salud a corto plazo pero, en realidad, nuestro cuerpo utiliza cualquier método disponible para mantener un “peso normal” y es por esto que no siempre funciona una dieta. Lo mejor es equilibrar ejercicio y el buen juicio a la hora de comer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

×