¿Por qué el ciberacoso es tan peligroso? | S1ngular
Salud

¿Por qué el ciberacoso es tan peligroso?

El ciberacoso es una variante del acoso habitual que se realiza a través de distintos medios de comunicación electrónicos, ya sea con ofensas, insultos o al divulgar información personal de otra persona. Esta dinámica ha ido en aumento entre los acosadores adolescentes, pues estar tras la pantalla, les permite sentirse protegidos y empoderados. Pero lo preocupante, es el incremento del número de víctimas que esto representa.

Estudios realizados en la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR) han encontrado una estrecha relación entre el ciberacoso y los altos niveles de estrés y ansiedad de las víctimas, pues el constante bombardeo de amenazas o la réplica de comentarios en redes, potencializa el daño, en comparación a un acoso normal.

Esto se traduce en daños importantes para la salud, pues se comprobó que los acosados tienden a aumentar la secreción de cortisol (una hormona producida por la glándula suprarrenal) como respuesta al estrés. Esta hormona provoca el incremento de los niveles de azúcar en la sangre, debilidad del sistema inmunológico y una deficiencia en la formación de huesos.

En uno de los estudios de la Universidad, 371 adolescentes de entre 11 y 18 años respondieron si alguna vez habían recibido ofensas o amenazas a través de internet o si lo habían enviado alguna vez. Posteriormente, para comparar los niveles de cortisol seleccionaron 60 adolescentes al azar para medir su secreción a lo largo del día.

Con esto se demostró que, al menos un 10% de los participantes, eran víctimas del ciberacoso y que las cibervíctimas en riesgo muestran una mayor producción de la hormona, en contraste con los acosadores.

Además, basados en el perfil psicológico de los estudiados, los investigadores plantearon la siguiente clasificación de las personas involucradas en el ciberacoso:

  • Cibervíctima en riesgo: es la víctima en reciente contacto con el acoso. Se sabe que es quien más sufre, pues mantiene un nivel de alerta bastante alto y constante.
  • Cibervíctima grave: su nivel de alerta es ligeramente inferior al de la cibervíctima en riesgo, pues lamentablemente ya está más habituado a vivir con altos niveles de estrés.
  • Cibervíctima-agresor: es gente victimizada que para canalizar la frustración y ansiedad suele victimizar a alguien más.
  • Ciberagresor: se trata del verdugo habitual de las víctimas. Utiliza insultos y difamaciones para actuar, gran parte de las veces desde el anonimato o desde una falsa identidad.
  • Ciberobservador: es el testigo visual. Aparentemente es el más ajeno a la situación, pero muchas veces se convierten en cómplices del acosador al no denunciar.

Erradicar estas conductas no es fácil porque la cantidad de gente involucrada en ellas. Sin embargo, la buena educación desde casa y una mayor atención de lo que los adolescentes ven y hacen en internet puede ayudar a disminuir este tipo de agresión.