Opinión

PINK PLASTIC MONEY

Hoy en día, el “Pink Plastic Money” (el dinero invertido por la comunidad LGBTTTI en belleza, turismo, salud y diversión) es un gran mercado dentro de la cirugía plástica y reconstructiva. Sin duda, este nicho es uno de los más importantes y adentrados en la industria de la belleza y la cirugía plástica.

El ser humano por naturaleza desea conservar la salud y buscar la belleza. El papel de la cirugía plástica es facilitar esto último por medio de opciones que dependen de cada caso, pueden ser tratamientos poco invasivos con resultados inmediatos o cirugías más elaboradas.

Por tal razón, la sensibilidad que como cirujanos tengamos al proceso médico de cada paciente, es muy importante. Muchas veces olvidamos (cuando hablamos de pacientes de la comunidad LGBTTTI) que cada una de las siglas que la integra corresponde a un grupo de personas con características distintas y que a pesar de pertenecer a la misma comunidad, no tienen los mismos deseos ni necesidades. ¡No todos quieren el mismo molde, cada paciente es diferente!

«Los seres humanos venimos en todos los colores, sabores, tamaños y pensamientos. Son esas diferencias, las que nos enriquecen y complementan».

Por otro lado, la conexión o afinidad médico-paciente y el respeto entre ambos son factores imprescindibles, porque sentir confianza hacia la persona a la que le confiamos nuestra imagen es algo que no podemos dejar en segundo plano. Exigir que el médico al que acudimos cuente con la certificación respectiva es un requisito no negociable.

Y es que desafortunadamente, la charlatanería está por todos lados y hay quienes se aprovechan del miedo al rechazo de un médico certificado para llevar procedimientos estéticos no adecuados. No nos dejemos engañar y busquemos la mejor opción. No caigamos con estas personas que, más allá de ayudarnos, atentan contra nuestra salud y ponen en riesgo nuestra vida.

s26-opinion-eduardo-int

Es de suma importancia reconocer la diferencia entre médicos esteticistas y cirujanos plásticos: los primeros no pueden realizar procedimientos quirúrgicos, los segundos sí. Asegurarse de esto ya no es difícil, basta con corroborar los datos del profesional en el sitio web www.amcper.com.mx

Todos esto nos recuerda que cada paciente debe ser tratado de manera singular. Por supuesto, siempre dentro de los cánones y técnicas descritas en la cirugía plástica. No podemos generalizar los deseos de los pacientes sólo por estar dentro de una comunidad. Los seres humanos venimos en todos los colores, sabores, tamaños y pensamientos. Son esas diferencias las que nos enriquecen y complementan.