Perder la virginidad con una prostituta puede ser más sano de lo que crees | S1ngular
S1NGULAR

Perder la virginidad con una prostituta puede ser más sano de lo que crees

Existe una enorme presión social respecto a perder la virginidad y no hay casos aislados en el tema; chicos y grandes, hombres y mujeres han sentido esa carga sobre sus hombros en algún momento de la vida.

Sin embargo, con los hombres ocurre una dinámica particular. Hay casos por montones, de quienes aún son vírgenes después de los 20 años que, ante la constante presión social, optan por la vía de la prostitución; una opción que, incluso, puede convertirse en algo terapéutico.

En manos de una sexoservidora se pueden desvanecer ciertos problemas de confianza en la intimidad. Y muchas veces eso es lo que hace falta. Olvidarse de lo que se espera de un hombre en la cama: experiencia, fuerza, un rendimiento formidable; y recordar que, tal y como sucede con las mujeres, exploran la sexualidad de a poco.

“Intento que sea una experiencia especial,” menciona Maggie McNeill en entrevista para la revista Vice. “Alguien como él es uno de varios, varios, varios clientes para mí. Pero para él, yo siempre seré su primera vez. Es un gran honor; en cierta manera siempre estaré en su memoria, así que trato de hacerlo tan lindo como sea posible”. Maggie es una prostituta con varios años de experiencia que ha tenido muchos clientes que buscan perder su virginidad.

En este texto fueron entrevistados cuatro hombres que perdieron su virginidad con una profesional y han desarrollado vidas sexuales más consistentes. Buddy está en el proceso de cortejar a una mujer que conoció recientemente; Nathan tiene la meta de establecerse en una relación a largo plazo; Arthur, de 25 años, comenta que se siente menos ansioso y con más confianza; Toby, de 29 años, cree que la prostitución será su única opció de por vida. Todos siguen acudiendo a las sexoservidoras eventualmente.

Perder la virginidad siempre será un tema delicado sin importar la edad que se tenga. Nadie puede decir cuál es la edad adecuada para hacerlo dignamente, así que no hace falta estresarse de más. Hay que salir, conocer gente y animarse a probar nuevas experiencias, por supuesto, siempre con la protección y las precauciones adecuadas.