No tener objetivos en la vida te hace multipotencial | S1ngular
Especial / Psicología / S1NGULAR

No tener objetivos en la vida te hace multipotencial

En la actualidad no es raro conocer a alguien que es arquitecto, activista por los derechos ambientales y socio de una tienda de bicicletas; sin embargo, la educación tradicional nos sigue diciendo que lo “correcto” es elegir qué quieres ser en la vida y definirte por ello.

“¿Qué quieres ser de grande?” nunca ha sido una pegunta exclusiva de los niños. Muchos adultos enfrentan cierto grado de ansiedad pensando a qué les gustaría dedicarse al salir de la Universidad, después de un empleo e incluso, mientras tienen uno; y es una constante que vivan afligidos creyendo que son buenos para tocar la guitarra mientras pasan ocho horas del día en un despacho contable, pero ¿por qué no ser/hacer ambas?

Durante el Renacimiento, una persona respetable era una persona multidisciplinaria, que lo mismo dominara las leyes de la época que pudiera pintar un fresco en la Capilla Sixtina.

De acuerdo con Emilie Wapnick, autora de Cómo ser todo: una guía para aquellos que (todavía) no saben lo que quieren ser cuando sean grandes, ser multipotencial tiene grandes ventajas como:

  • Aprovechar las intersecciones. Haberte dedicado 3 años a la industria farmaceútica puede tener una utilidad que no te imaginas el día que quieras abrir una joyería. Todo lo que aprendes en un área puede trasladarse a otras completamente diferentes y, finalmente, enriquecerlas.
  • Aprender con mayor rapidez. Tener muchos intereses y haber iniciado varias veces desde cero, te da la habilidad profundizar con mayor velocidad en distintos campos, aún sin tener ningún antecedente en ellos. Lo mismo puedes pasar una noche leyendo la obra de un autor que acabas de descubrir, que viendo un documental sobre la dinámica de la economía global.
  • Adaptarte. Según la revista Fast Company, ser una persona capaz de adaptarse a nuevas condiciones es el skill más importante del siglo XXI. Los constantes y drásticos cambios del mercado exigen que las empresas -y sus líderes- puedan reaccionar de manera adecuada y favorable a las necesidades de los clientes.

Así que quizá antes de coartar la ilusión de cualquier niño por ser veterinario, chef y astronauta, deberíamos preguntarnos en qué nos hemos limitado consciente o inconscientemente a nosotros mismos y comenzar a llevarlo a cabo.

×