No son 21 días los que necesitas para cambiar un hábito | S1ngular
Bienestar / Salud

No son 21 días los que necesitas para cambiar un hábito

En algún momento de la vida, todos tenemos una revelación que nos impulsa a levantarnos del sofá. Recostados y viendo la pantalla del gadget de nuestra preferencia, hacemos un par de reflexiones y decidimos iniciar una nueva actividad que, estamos seguros, mejorará nuestra vida.

Volverte un experto en artes marciales, aprender a tocar un instrumento, escribir la novela con la que has soñado tanto tiempo o cualquier cosa que se apropie de tu mente en ese momento. Entonces, con toda la determinación del mundo, te dices: hagámoslo.

El primer contacto con este propósito es fabuloso (la mayoría de las veces). Pero pasan los días y te das cuenta que para tener éxito con esto -como con cualquier otra actividad- necesitas dedicar tiempo, esfuerzo y dedicación que, en realidad, prefieres emplear en cosas más simples que te dan una satisfacción inmediata; por lo que, a la mínima provocación, vuelves al sofá y a la pantalla.

La idea más popular sobre cuánto tiempo se necesita para adquirir un nuevo hábito dice que son 21 días; sin embargo, un estudio realizado por Jane Wardle (University College de Londres), demostró que en realidad son 66 los días que hacen falta para que una práctica se convierta en algo casi automático.

El número no es exacto para todos, pues depende de factores como los recursos que se tienen para iniciarlo, el tiempo del que se dispone y hasta elementos meramente psicológicos, que varían según la persona.

Adquirir ese nuevo hábito que tanta ilusión te hace, requerirá que des de ti un poco más de lo que creías. Lo cierto es que una vez que logres esta travesía de casi tres meses y pico, todo lo demás será pan comido.