Nesting: el arte de quedarte en casa | S1ngular
Bienestar / Especial

Nesting: el arte de quedarte en casa

La época en la que vivimos, inundada de tecnología, nos ha llevado a escuchar y utilizar cada vez con mayor frecuencia términos como texting, likes selfie, pero ¿habías oído ya del nesting?

Esta palabra significa anidar o permanecer en casa y, por lo regular, se usa para describir el arte y el placer de disfrutar el tiempo libre en casa, lejos del ruido y caos cotidiano de la ciudad. Y estas son algunas de sus principales ventajas:

Disminuye el estrés

Decidir pasar los días de descanso en casa es difícil, por lo regular queremos “aprovechar” este tiempo en visitar diferentes lugares, hacer compras o visitar a los amigos y familia, pero el ajetreo y el tránsito citadinos no se detienen ni los fines de semana y pueden tornarse complicados, por lo que el hogar se convierte en un santuario insustituible para relajarte y liberarse del estrés.

Ahorro dinero

Otra razón es el factor económico. Haz un cálculo, al salir de casa debes gastar en transporte, alimentos y todo aquello que se te pegue en el camino. Por esto, hacer nesting se ha convertido en una práctica no sólo de comodidad sino de ahorro ya que, si deseas quedarte en casa, ver tu serie favorita y pedir comida a domicilio, incluso utilizando una app; si aún no tienes una instalada prueba con SinDelantal, que cuenta con el servicio de 3,500 restaurantes en México.

Convive con tus seres queridos

Aprovechar el tiempo libre en hacer arreglos del hogar o, simplemente, dedicarse a ver series o películas, resulta un medio muy eficaz para fortalecer los vínculos familiares. Estudios recientes incluso mencionan que crear un hogar acogedor e involucrarse en la decoración del hogar no sólo fortalece los vínculos familiares, sino que reduce los niveles de ansiedad.

 

Así que si alguna vez decides dejar de lado los planes fuera de casa y eliges quedarte a ver películas, leer, estar con pareja y consentirse con su comida favorita a la puerta de tu casa, no te sientas culpable. Tu cuerpo y tu billetera te lo agradecerán.

×