Mujeres solteras, ¿mujeres sobrantes? | S1ngular
Bienestar / Especial / Psicología / S1NGULAR / Tendencias

Mujeres solteras, ¿mujeres sobrantes?

“La sociedad china piensa que una mujer soltera no está completa”, dice frente a cámara una joven que es parte de la campaña #changedestiny, para la marca de productos de belleza SK-II.

En el video varias mujeres no mayores a los 30 años explican el problema social que viven en este país por el simple hecho de ser solteras. Ante sus amigos y familiares, ante el gobierno mismo, son consideradas sheng nu ‘mujeres sobrantes’, una etiqueta que afecta incluso en sus círculos más cercanos.

En esta ideología oriental, el respeto a los padres es uno de los principios básicos y éstos aún tienen un papel importante en la búsqueda de partido para sus hijas, por ello no estar casada antes de cumplir los 30 años se traduce en una gran falta de respeto.

Pero ¿de dónde viene esta idea generalizada de las sheng nu y por qué es tan importante para el país entero?

Durante el año 2007 diferentes campañas mediáticas difundieron el término. Incluso el portal de internet supuestamente feminista All-China Women´s Federation realizó diversos artículos al respecto, dando consejos para destacar sobre la multitud para encontrar pareja. De la misma manera salió a la luz un artículo publicado en el 2011 titulado Las mujeres sobrantes no merecen nuestra simpatía además de dibujos animados, noticias, reportajes e imágenes con la intención de reforzar el estigma, “principalmente, de mujeres solteras con altos niveles de estudios que van de los 27 a los 30 años”, menciona Leta Hong-Fincher, una mujer estadounidense que realiza un doctorado en sociología en la Universidad Tsinghua de Beijing.

Sin embargo, existen otros factores, más allá del empoderamiento femenino, que han influido en esta situación; entre ellos, el desbalance poblacional de los géneros (actualmente existen mucho más hombres menores de 30 años que mujeres) y la opinión de que los hombres de clase A encontrarán mujeres de clase B, los de clase B encontrarán de clase C, los C encontrarán clase D y los que quedan son los varones de clase D y las jóvenes de clase A, que suelen ser las mujeres sobrantes”, dice Huang Yuanyuan, entrevistada por la BBC.

Y son estas mujeres de clase A, las que tienen altos grados de estudio y un futuro exitoso por delante, las que el gobierno chino quiere que procreen.

Finalmente, Hong-Fincher cita una declaración hecha por el gobierno en el 2007: “China enfrenta problemas poblacionales sin precedentes y la calidad promedio de la población es demasiado baja, así que hay que aumentarla”. Así, la intención no sólo es mejorar la calidad de los genes, sino también tener tantos hombres emparejados como sea posible para reducir la cantidad de hombres solteros inquietos que pudieran causar estragos sociales.

 

×