¿Miedo irracional a quedarse soltero? se llama anuptafobia | S1ngular
Bienestar / Psicología

¿Miedo irracional a quedarse soltero? se llama anuptafobia

La anuptafobia es el miedo exagerado, irracional e incluso fantasioso a quedarse soltero por siempre. Existen tres formas de presentarse: miedo a no tener pareja nunca, perder la que se tiene o elegir estar con una persona incorrecta y que al final nos deje. Se asocia a problemas de ansiedad en el que las personas ven el no tener pareja como un tipo de fracaso.

Este tipo de fobia se puede identificar cuando el deseo por tener una pareja se convierte en una necesidad vital, al grado de sentir terror por no conseguirla, incluso ese sentimiento comienza a interferir con las actividades cotidianas y simples de la vida. Por lo regular se da en personas mayores de 30 años, aquellos que son dependientes emocionalmente, que viven bajo la aceptación social –no querer ser un “forever alone”- , cuando la persona crece bajo una cultura machista y en muchos casos por el llamado “reloj biológico”.

Otro punto para identificar la anuptafobia es cuando la persona empieza a salir con alguien y trata de complacerla en todo para evitar que se aparte de su lado. Son demasiado serviciales, tolerantes,“rogones”, soportan los abusos y ofensas como justificantes del “amor e interés”.

Las personas con este problema comienzan a bajar su autoestima y autovaloración. Se vuelven hipervigilantes, es decir, buscan “señales” que les demuestren que son el único y más importante ser en la vida del otro, “sinónimo” de que siempre van a estar juntos, de lo contrario, opta por buscar a alguien más y así es una y otra vez, lo que se convierte en un círculo vicioso.

Finalmente, cuando ven que sus amigos o el círculo social en el que se desenvuelven comienzan a formalizar las relaciones, inician los compromisos y las bodas, dejan de mostrar felicidad por los demás, ahora son motivos de depresión y de sentirse miserables emocionalmente, no soportar ver a las personas felices en la calle; los planes, metas, sueños y deseos personales pasan a segundo término y sólos los tienen contemplados hasta que encuentren a ese “alguien” especial con quien tener su “vivieron felices para siempre”

×