Bienestar / S1NGULAR

Manual práctico para tarjetas de crédito

Saber usar tu tarjeta de crédito es más fácil de lo que crees, pero tener una implica la responsabilidad de pagar en tiempo y no consumir más de lo que ganas, pues estos plásticos como tal no te dan poder adquisitivo, pues no significan un ingreso. Firmar una tarjeta no es acumular puntos, ni aprovechar meses sin intereses, mucho menos adquirir cada oferta que te pasa de frente.  Son muy útiles, siempre y cuando las utilices con responsabilidad, por eso te damos los siguientes consejos para que aprendas a usarla con responsabilidad e inteligencia financiera.

Deja el saldo en ceros

Para lograrlo, consume sólo el 30% de tu ingreso mensual en tu tarjeta, el cual debe ya incluir las mensualidades sin intereses y pagos domiciliados.

Más control, menos tarjeta

Tener dos o más tarjetas de crédito implica tener más de dos fechas diferentes de pago. Si de todas formas quieres más de un plástico, entonces prepara una un calendario con la fecha de pago y cancela las tarjetas innecesarias, de este modo pagarás menos comisiones y evitarás endeudarte sin sentido.

 

Pagar el mínimo es conformismo

Cambia la mentalidad del mínimo esfuerzo. Pagar el mínimo es extender tu deuda más de diez años y regalar tu dinero, cuando lo haces terminas pagando más de cuatro veces la deuda original.

Firmar todos tus consumos no es “in” ni te da estatus

Si te gusta ser diferente, paga en efectivo, cada vez son menos las personas hacen.

¿Meses sin intereses?

Regla básica: la vida de la deuda tiene que ser menor a la vida del producto, si no es así, estás en el camino incorrecto. Por ejemplo, pagar ropa con esta modalidad, no es buena idea. Por lo regular las temporadas cambian cada semestre y probablemente para la fecha que termines de pagar, ya no estés usando la prenda.

¿Piensas en los puntos?

No es un juego para acumular puntos. Calcula cuántos intereses y comisiones anuales pagaste, o vas a pagar para lograr “gratis” un boleto de avión, una vajilla, etc. No hay tarjeta barata, sólo la menos cara, y el dinero que es tuyo, es el más caro.

 

×