Agenda

Los peores regalos decembrinos para solter@s

Por el peso social y cultural, las fiestas de finales de año son de las épocas más difíciles para los solter@s y para quienes quieren o les tocó regalarles algo, más. Por lo cual, decidimos dejarles una lista de los peores regalos que pueden hacerles, para que puedan compartirla con todos sus amigos, familiares, conocidos, ligues, etc., y entiendan discretamente la indirecta.

Un portarretratos

Independientemente de que no tengamos pareja, este tipo de regalos es de los que demuestran la regla del mínimo esfuerzo: no supe qué regalarte, no me interesa pensar mucho en qué pueda gustarte, te doy algo genérico. Pero lo peor es cuando la tía o la abuela te lo dan con una foto de alguien desconocido, como tratando de darte un mensaje “subliminal”.

Libros de superación personal

… de cómo encontrar a tu media naranja; de cómo piensan los/las hombres/mujeres; o sobre dónde podrás encontrar a la persona ideal. No estamos en contra de los libros de autoayuda (porque sí hay muchos que pueden servirte para algún momento de tu vida), sino más bien de que a veces la gente no se da cuenta de que algunas de sus sugerencias pueden ser un tanto (bastante) invasivas con tu vida privada.

Utensilios de limpieza del hogar/ electrodomésticos

A menos de que lo hayas solicitado, ya seas casado(a) o soltero(a), éste es uno de los regalos más fuera de lugar ever. Por favor, absténganse de formar parte de la lista de personas incómodas que le dan este tipo de cosas a sus conocidos.

 

Suéteres tejidos

Aun cuando este tipo de regalo pueda tener un alto valor sentimental para la persona que lo hizo, por favor, no, no, no. Generalmente estos suéteres terminan arrumbados al fondo del clóset o sólo se usan cuando hace mucho frío y es noche de pelis (o sea, en contextos en donde nadie nos va a ver con él puesto).

Cosas para cuidar la salud (básculas, para medir la presión arterial, fajas…)

Sin duda, el colmo de los colmos es que existan estos regalos pasivo-agresivos, que, aunque sean de buena fe, se interpretan de la peor manera. Por más que alguien te diga que es para que cuides tu salud, que porque le preocupas, etcétera, no habrá modo de que recibas una sonrisa sincera de agradecimiento.

Maquillaje

Obsequiar kits de labiales, blush, máscaras, pinceles y más, no es la opción, por el simple hecho de que el maquillaje es algo muy personal y tanto la elección como el uso, depende de gustos específicos, del tipo de piel, del estilo, entre muchos otros aspectos. Aun cuando sea de una súper marca, a menos de que conozcas muy, muy bien a la persona, evítate la pena.

 

Productos pirata (ropa, perfumes, plumas…)

Si tu intención es dejarle claro a la gente que, o eres muy tacaño o la otra persona no vale ni un centavo más de tu bolsillo, regálale algún producto pirata… Pero, mejor, no te quemes.

Mascotas

A ver, familia-amigos-colegas-y largo etcétera, que su conocido sea s1ngular no significa que necesite una mascota para no estar o sentirse solo. Tener una mascota (perro, gato o incluso pez) requiere de mucha responsabilidad y, principalmente, del deseo de hacerse cargo de ella y de darle lo que necesita, además de que implica gastos, tiempo y muchas otras cosas que no todos pueden o quieren. La llegada de ese nuevo integrante en la vida de los solter@s será mejor que sea por decisión propia, así que mejor no regalen nunca un animalito.

Peluches

Este tipo de regalo se lleva el premio en la lista de los más inútiles y estorbosos. Si para algunos puede parecerles tierno, para otros puede resultarles ridículo. Por ello, evítate la incómoda y penosa respuesta del tipo: “Un osito… Gracias”(si la persona repite el nombre del producto que le diste, definitivamente te indica que no le gustó).

 

Dinero

El más impersonal del mundo: el dinero. Sí, todos lo anhelamos, veneramos, necesitamos y nos encanta… pero no como regalo de Navidad. Si vas a regalar algo, estas fechas son la oportunidad para demostrarle a los seres queridos que su compañía es valiosa, pero no que vale 500, 3000, 10,000 o equis cantidad que se te ocurra. Si de plano no sabes qué regalar, sólo da un abrazo y buenos deseos, pero jamás dinero.