Los beneficios de masturbarte (más allá del placer) | S1ngular
S1NGULAR / Sexualidad

Los beneficios de masturbarte (más allá del placer)

Que si quedaremos ciegos, que si nos saldrán pelos en las manos, que si se caerá el pene y un montón de mitos más han sido parte de los bombardeos moralistas que pretenden evitar esta saludable muestra de cariño propio.

No hay amigo que la sociedad haya satanizado más que a nuestras propias manos. Así que es tiempo de decir ¡basta!, de hablar sin pudor de la masturbación y, de paso, mencionar los increíbles beneficios que ésta tiene en nuestra salud.

Tanto para mujeres como para hombres, el orgasmo ayuda a la liberación de endorfinas, sustancias neuroquímicas que promueven la sensación de felicidad y tienen cierto efecto analgésico. Esta droga hecha a mano brinda una solución ante el estrés y a ciertos dolores ligeros con un efecto en el cerebro similar al que brinda, por ejemplo, la heroína, según un estudio realizado por Gloria Brame, sexóloga estadounidense.

Su efecto analgésico, incluso, es capaz de apoyar los malestares asociados a la menstruación al “provocar un mayor flujo sanguíneo en la región pélvica, lo que acelera el proceso y disminuye el dolor”, de acuerdo con la doctora Sandra LaMorgesse, experta en intimidad sexual.

Por otro lado, la doctora LaMorgese menciona que, tanto en hombres como en mujeres, la masturbación ayuda a prevenir enfermedades al eliminar toxinas dañinas mediante la expulsión y flujo de líquidos. En la mujer, evita infecciones en las vías urinarias, mientras que para los hombres, eyacular más de cinco veces a la semana, disminuye la probabilidad de padecer cáncer de próstata hasta en un treinta por ciento.

La eyaculación, además, aumenta los niveles de cortisol, una hormona que en pequeñas dosis ayuda a regular y a fortalecer el sistema inmunológico, comenta Jennifer Landa, especialista en terapia hormonal.

Y la disfunción eréctil no se queda atrás. Un estudio realizado por la revista Men’s Health asegura que conforme pasa el tiempo, la musculatura tiende a disminuir su fuerza, sí, también allá abajo, a lo que una actividad sexual constante, incluso en la masturbación, permite mantener ejercitados los músculos del piso pélvico, apoyando también al problema de la incontinencia.

Todo esto sin destacar la felicidad que causa conocer tu cuerpo y ser tu propia fuente de placer, ¿hacen falta más razones para fomentar estas muestras de afecto manuales?

×