Los 5 trastornos psicológicos más frecuentes en la adolescencia | S1ngular
Especial / S1NGULAR / Tendencias

Los 5 trastornos psicológicos más frecuentes en la adolescencia

Una de las etapas más conflictivas para el ser humano es la adolescencia. Al ser ésta una etapa de transición, es común que experimentemos ciertos cambios y alteraciones a nivel psicológico que pueden afectar de manera considerable el futuro de nuestra vida. Pero ¿cuáles son los más comunes en las nuevas generaciones?

Trastornos de ansiedad

Éstos son producto de los cambios abruptos y acelerados que experimentan los adolescentes, quienes al salir de la infancia y sumergirse en la pubertad, se ven rodeados de una enorme cantidad de prejuicios y obligaciones que aún no saben cómo manejar.

Por lo regular, se diagnostica a partir de los 14 años y los antecedentes genéticos, entornos sociales y la misma personalidad serán factores determinantes para que se presente este trastorno. Para una oportuna detección es necesario identificar si presenta:

  • Comer, beber o fumar en exceso
  • Dificultad para concentrarse
  • Náuseas
  • Sudoración excesiva
  • Tics motores

Depresión

Tristeza, melancolía, abatimiento e infelicidad son sentimientos recurrentes en la adolescencia, tanto que uno de cada cinco jóvenes presenta graves cuadros de depresión. Si uno o más de los siguientes síntomas duran más de dos semanas, lo mejor es buscar ayuda de un especialista:

  • Dificultad para concentrarse
  • Disminución desempeño escolar
  • Hábitos extremistas de alimentación; o come de más o come de menos
  • Hábitos extremistas de sueño: duerme de más o tiene problemas para conciliar el sueño
  • Irritabilidad e ira
  • Deja de disfrutar las cosas que solían gustarle
  • Retraimiento ante las personas cercanas como familia o amigos
  • Tristeza o melancolía recurrentes

Trastorno bipolar

Si el adolescente en cuestión tiene cambios extremos en el estado de ánimo y los sentimientos positivos se alternan de forma impredecible con otros negativos, muy posiblemente sufra de trastorno bipolar de la personalidad. Éste suele surgir entre los 15 y 25 años y se presenta con mayor frecuencia si algún familiar padece dicho trastorno.

Durante los episodios de depresión, se presenta:

  • Disminución de la autoestima
  • Estado de depresión a diario
  • Fatiga excesiva
  • Pensamientos de muerte o suicidio

Y en episodios de manía:

  • Alta irritabilidad y bajo control del temperamento
  • Fácil distracción
  • Falta de autocontrol e imprudencia en los comportamientos
  • Hablar en exceso, tener pensamientos apresurados y deficiente capacidad de discernimiento

Trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA)

El TDHA suele comenzar en la niñez, aunque muchas veces se sigue a la adolescencia y adultez. Aparece más en hombres que en mujeres y, aunque no se han identificado sus causas, se cree que la genética y los entornos familiares y sociales pueden influir de gran manera en su aparición.

Sus síntomas se dividen en tres grupos:

  1. Incapacidad de concentración
  2. Hiperactividad: siempre está en movimiento, le cuesta estar en silencio y habla en exceso
  3. Impulsividad: suele interrumpir a los demás y le cuesta trabajo ser paciente en cualquier situación

Trastornos de alimentación

Los comportamientos extremistas respecto a la comida son considerados trastornos alimenticios. Las presiones que el adolescente siente sobre su aspecto físico pueden ser determinantes para que surjan los trastornos alimenticios; de éstos, los más frecuentes son la bulimia y la anorexia y pueden causar graves problemas de salud si no son detectados a tiempo.

Bulimia: se caracteriza por la presencia de atracones de comida y de alimentos ricos en calorías, tras los cuales el sujeto en cuestión tiene sentimientos de culpa y de pérdida de control sobre la comida. Posteriormente se servirá de diversos métodos para provocarse el vómito o para purgarse y así evitar el aumento de peso.

Anorexia: las personas que sufren este trastorno suelen percibirse con una imagen negativa y esto los motiva a realizar actividades en extremo que propicien la pérdida de peso y volumen, a niveles inferiores a los recomendados para mantener una vida saludable. Quienes lo padecen, enfrentan un miedo excesivo a ganar peso, a pesar de la evidente falta de éste.

 

Entre las graves consecuencias de estos trastornos se encuentran la disminución de relaciones sociales, la adquisición de vicios altamente nocivos, embarazos no deseados y hasta el suicidio. Así que ante la mínima sospecha de alguno de estos trastornos debe visitarse un especialista que pueda descartar que exista patología alguna u ofrecer un tratamiento.

×