Sexualidad

Lactancia erótica un ritual sexual del que poco se habla

La lactancia adulta o erótica es un práctica sexual en la que la pareja succiona el pecho de la otra en busca de leche, si bien no es una tendencia nueva, pocos la realizan. Sin embargo, a pesar de ser un fetiche, esta actividad podría reforzar el amor, pues en la leche materna viaja una mayor cantidad de oxitocina –la hormona del amor–, que si bien es para desarrollar el vínculo entre el bebé y la madre, también lo puede hacer con la pareja.

De acuerdo con la sexóloga Ana Sierra: “se trata de una forma más de buscar el placer, asociada a una parte erótica de la mujer como son los senos, con una connotación asociada a la lactancia”, y uno de los motivos de la lactancia adulta puede ser  el recuerdo que se tienen de la infancia. “Tenemos una memoria emocional y, aunque no seamos del todo consciente de ella, todavía hay gente que duerme como lo hacía en el útero de su madre y la lactancia adulta también provoca una sensación de protección”.

Es verdad que en esta actividad no todas las parejas conseguirán extraer leche de los senos pues, en varios casos, la pareja no ha procreado un hijo, empero, si existe en el cuerpo un aumento de prolactina en la sangre, es posible que exista secreción en el pezón.

Pero si en verdad se busca la secreción de leche, se puede conseguir a través de fármacos, los cuales no son muy recomendables porque pueden producir cambios hormonales severos. Aunque también existen métodos naturales como la fitoterapia, que es a través de plantas que ayudan a que el cuerpo produzca leche. En ambos casos, también puede existir una mastitis por la succión del pezón.

En varios casos, las parejas han optado por la lactancia erótica no sólo por placer, sino para ayudar al sistema inmune de la pareja cuando se trata de un cáncer, por ejemplo.