La violencia nos excita | S1ngular
Psicología

La violencia nos excita

La violencia se ha estado normalizando en México desde hace un buen rato. Todos lo sabemos: antes te enterabas de una balacera en la madrugada, ahora un enfrentamiento entre narcos y policías a plena luz del día -con suerte no estás en medio-.

A pesar de esto, el narco sólo es una de las formas en las que se manifiesta la violencia. En el país existen cientos de formas de vivir violentamente y acostumbrarse a ello es uno de los primeros síntomas para replicarla.

Para el filósofo y antropólogo francés George Bataille, la violencia no sólo afecta a quien la vive, sino también a los espectadores de la misma, quienes se dedican a hablar del acto violento que vieron o les contaron.

“El choque de Reforma estuvo leve, he visto peores”, “En Sinaloa me tocó una balacera más fuerte”, “Eso no es nada, en Veracruz encontraron una fosa más grande”. Frases como de este tipo las hemos escuchado en más de una ocasión, con sus respectivas variantes, cuando alguien nos narra un episodio violento.

Bataille decía que la violencia estaba relacionada con una “excitación anónima”, la cual radicaba en el miedo generado por la violencia misma, así, las personas que hablan sobre ella se excitan al hacerlo.

El filósofo creía que al hacer esto nos encontrábamos a nosotros mismos, ya que sabemos que la violencia “nos puede llevar a lo peor”, sin hacer distinción entre género, clase social, o condición física, cubriendo a todos.

“La violencia no nos asombraría tanto si no supiéramos, si no fuéramos por lo menos un poco conscientes, que nos puede llevar a lo peor”, escribió el francés.

Bajo esta premisa, sabemos que los hechos violentos que vivimos a diario en todo el país, y que conocemos gracias a los medios de comunicación o redes sociales, forman parte de este proceso descrito por Bataille, sin embargo, la constante exposición a ella nos puede volver más que insensibles.

La violencia, como se sabe, no es exclusiva de México. Recordemos los años que tienen diferentes países en guerra, los ataques a cada uno y lo poco que recordamos de cada uno, ya que “allá siempre están en guerra”, ¿no?