La soltería es subversiva | S1ngular
Opinión

La soltería es subversiva

¿Investigar sobre la soltería?, me contestó Patricia Bueno, asesora de la editorial Norma, cuando le dije que era una tendencia de estilo de vida en los países occidentales y que sería una investigación periodística que jamás se había abordado en México.

Ella quería que trabajara un libro sobre la crisis de la pareja. “No, hay que clavarle el diente a la soltería femenina, ¿no estás viendo que cada vez hay más mujeres que postergan el matrimonio, incluso no se casan, porque sus opciones de vida se han diversificado?”, le dije.

Era febrero de 2002, y el tema de la soltería era inédito, nadie en Latinoamérica lo había volteado a ver; o nadie quería verlo de frente, con una mirada moderna, como uno de los comportamientos femeninos que moverían las sólidas estructuras familiares para convertirse en una de las decisiones más subversivas de la mujer contemporánea. Los roles de casarse y tener hijos ya no eran los únicos destinos manifiestos.

«Descubrí que la soltería tenía mucha oscuridad, laberintos de vergüenza y humillación».

Presenté el proyecto editorial del libro y firmé un compromiso para entregar la investigación en seis meses. Lejos estaba en ese momento de imaginar que me enfrentaría a un caos temático; es decir, partir de cero, porque no había nada documentado en los países latinoamericanos, y menos en México. Los seis meses se convirtieron en doce, fue una larga caminata periodística.

Descubrí que la soltería tenía mucha oscuridad, laberintos de vergüenza y humillación; que era un tema incómodo, y que para las sociedades, sobre todo las tradicionalistas, era perturbador. El desafío, entonces, era explicar por qué si en los hechos las mujeres elegían esa opción, también en los hechos eran criticadas.

La única forma que encontré para hacer visible la tendencia y demostrar que era un estilo de vida irreversible fue darle un enfoque multidisciplinario: demográfico, económico, antropológico, filosófico, psicológico, sociológico y, sobre todo, disruptivo.

Varias veces quise abandonar el trabajo. Muchas noches de insomnio porque no hallaba salida a capítulos complejos, hasta que un día me encontré con 500 cuartillas redactadas, documentado el tema al 100 por ciento: estadísticas, planteamientos teóricos, interpretaciones demográficas, consultas hemerográficas, entrevistas a especialistas, y la cereza, el testimonio de un buen número de mujeres solteras.

s34-opinion-solteria-libro

En julio de 2003, hace trece años, el libro era una realidad. Su nombre fue Soltería: elección o circunstancia. No me equivoqué, la publicación se adelantó a lo que ahora es la S1ngularidad.