Opinión

La soltería conyugal

Casarte contigo mismo es lo mejor que le puedes regalar al compromiso de ser tú, de ser soltero, de ser uno y no dos, porque, como dice la fotógrafa Grace Gelder: “Si estás con otra persona siempre se puede elegir dejarla, pero contigo misma estás durante toda la vida”.

No es un acto de amor propio, ni autoayuda para enaltecer la autoestima; tampoco es un ego exacerbado, ni la soberbia de autosuficiencia, es simplemente que cada vez más personas están aprendiendo a estar consigo mismas, a funcionar en solitario, porque el esquema “siempre de a dos” no es para todos. Llegan noticias de distintos lugares del mundo donde la “soltería” (palabra que no goza de muy buena reputación) se lleva con orgullo, rebeldía y querencia.

«Si estás con otra persona siempre se puede elegir dejarla, pero contigo misma estás durante toda la vida» —Grace Gelder

No es una declaración de guerra al matrimonio, al contrario, lo novedoso es que hoy en día la gente que no tiene pareja, o que lleva establemente sola mucho tiempo (algunos estudios demuestran que en la vida actual se pasa más tiempo soltero que en matrimonio), decide consumar la relación consigo misma. Sí, casarse en un acto simbólico de complicidad amorosa y comprometida con nosotros mismos. Una especie de “empoderamiento S1ngular” que prioriza tu persona, tus gustos, tu mundo, tu salud, tu equilibrio mental.

¡No hay que asustarse! Es un comportamiento egoísta, pero muchas veces necesario ante la embestida social de que no vales nada si no tienes pareja. Y que el entorno te recuerda que la medida de tu éxito lo da una relación amorosa.

En julio de este año, por ejemplo, la fotógrafa inglesa Grace Gelder organizó una boda para comprometerse con sus decisiones, su estilo de vida, amarse hasta que nadie la separe de ella misma. Es decir, aceptarse.

No ha sido la única que ha realizado este rito conyugal. Hay varios reportes de matrimonio en solitario en Estados Unidos, Japón y Canadá. Al parecer, las más aventadas y audaces han sido las mujeres. Cuando han sido entrevistadas, porque ha causado revuelo noticioso su matrimonio en solo, ellas aclaran que eso no significa que en un futuro no tengan pareja, no vivan o se casen con alguien, lo que quieren mostrar es que el casarse con ellas mismas les da más solidez y confianza, “su sentido de self”, dice Gelder, se fortalece. Y dice más: “Creo que casarte contigo misma significa que no hay ruta de escape. Si estás con otra persona siempre se puede elegir dejarla, pero contigo misma estás durante toda la vida”.

Al rito invitó a varios amigos y familiares. Puso un espejo y, en un acto místico, hasta votos hizo de mantenerse fiel a ella misma. Al final de la boda alguien le dijo: “Es la mejor boda a la que he asistido”. Lo que antes parecía absurdo, ahora es más que necesario: el tiempo de la singularidad.

×