Opinión / S1NGULAR / Sexualidad / Tendencias

Homonormatividad, ¿cómo debe comportarse un gay?

Michael Warner define “heteronormatividad”, en el libro Fear of a Queer Planet, como el “conjunto de las relaciones de poder por medio del cual la sexualidad se normaliza y se reglamenta en nuestra cultura, y las relaciones heterosexuales idealizadas se institucionalizan y se equiparan con lo que significa ser humano”.

Aplicando este concepto a la comunidad LGBTTTI, nace la homonormatividad, en la que comúnmente se idealiza lo que para muchos es el “buen gay”.

Con base en este término, el “buen gay” debe mostrar en todos los sentidos superioridad, desde física hasta intelectualmente. De ninguna manera puede mostrarse afeminado o vulnerable porque automáticamente esto lo haría menos, debido a lo cual gran parte de los hombres homosexuales buscan llevar vidas lo más heteronormatizadas.

Y aquí es cuando nos preguntamos: ¿por qué nos cuesta tanto trabajo aceptar a alguien cuando no se rige en comportamiento como la sociedad indica?

¿Por qué se tiene tanto pavor al ver a un transexual o a un travesti por la calle? Es increíble cómo las personas, incluso dentro de la misma comunidad, discriminan a una lesbiana por tener una apariencia masculina. ¿Y de los bisexuales? Ni hablar, eso no existe para el común denominador de las personas. ¿Por qué no aceptar que el mundo y la sexualidad es tan diversa que hay cabida para todos y todas?

Recuerdo cómo hace algunos años yo mismo era de las personas que criticaba a la gente que asistía a la Marcha Gay. “No me representan”, “Yo no soy así”, decía refiriéndome a las personas que iban vestidas de manera “estrafalaria”. Podría decirse que estaba regido por la homonormatividad.

Sin embargo, no fue hasta que comencé a tener contacto con diferentes personas LGBTTTI que se comportaban fuera de lo “establecido”, que me di cuenta de que es válido expresarse de la manera que uno quiera, que todos merecen respeto y, mientras no afecten a nadie más, está bien ser de la forma que uno desee y con la que se sienta más cómodo.

Antes de que alguien sea gay, lesbiana o trans, es una persona que tiene los mismos derechos y obligaciones que un heterosexual. El concepto del “buen gay” debería ser la persona que respeta, trabaja, es responsable, es valiente, amigo y, sobre todo, que ama a pesar de las diferencias.

Hasta el momento en que entendamos que dentro de la misma diversidad que existe en el mundo está su riqueza, cuando nos apoyemos realmente entre todos y hagamos una sola fuerza, daremos ejemplo de unión y de tolerancia que ayudará a que se nos respete y reconozca como comunidad.

×