Psicología / Salud

Gaslight: ¿tu pareja te tortura psicológicamente?

Gaslighting es una forma de tortura psicológica. El término fue tomado de la película de Hollywood Gaslight estrenada en 1944, y protagonizada por Charles Boyer e Ingrid Bergman, en la cual un hombre manipula mentalmente a su mujer para hacerle creer que está loca y así robar su fortuna, ¿cómo? Esconde distintos objetos y le dice que ella es la responsable, o baja la intensidad de la luz de gas (porque en esa época no había electricidad) y la convence de que el fuego tiene la misma intensidad.

Pocos somos dueños de una fortuna de la cual podamos ser extorsionados, pero este tipo de maltrato se da con frecuencia en relaciones de pareja, familiares, entre amigos y hasta laborales.

¿Alguna vez has reclamado a tu pareja cómo te lastimó cuando dijo ciertas cosas y su respuesta fue “estás loca, yo nunca dije eso”? o ¿tú has contestado a lo mismo diciendo “Eres muy sensible, todos saben que estaba jugando”? Pues esto es gaslighting en cierto nivel,  manipulaciones sutiles que buscan convencerte de que quien está equivocado siempre eres tú, las cuales -a corto y largo plazo- provocan un desequilibrio mental, emocional y hasta físico considerable.

Además de mantenerse en una relación tóxica, las personas que lo sufren, viven angustiadas, inseguras y con desconfianza de sí mismos; y después de un tiempo, son incapaces de tomar desiciones por sí solos e incluso comienzan a mentir también para adecuarse a la falsa situación que les imponen. ¿En cuántas de tus relaciones has sentido esto?