¿Ganaste kilos en las pasadas fiestas? Es hora de regresar a la disciplina horaria y el control de las porciones para recobrar el peso ideal.

Por Shantale Carrera

 

Foto: Stockio

Entre muchos consejos que nos dan constantemente para bajar de peso, aquí reunimos diez, que recuperamos de algunos nutriólogos y que te animarán a ponerte en acción y perder lo ganado, eso que además de que no luce del todo bien, podría afectar tu salud (y ¡nadie quiere eso!).

Vuelve a tus horarios

Come tu desayuno, comida y cena, asó como las dos colaciones, a tu hora y sin saltarte ninguna de preferencia, para que tu metabolismo comience a ser más rápido.

No seas extremo, no elimines el pan
Publicidad

El pan con fibra ayuda a perder peso en ciertos regímenes de pérdida de peso, te hace sentir satisfecho y ayuda en tu digestión.

Come mucha verduras

Cada día hay que comer una buena cantidad de verduras, no importa que haga frío y no se te antoje.

Deja fuera los jugos

Son sólo azúcar con agua y en su mayoría no sirven para desintoxicar –como se piensa–. Si lo que buscas es comer fruta, consúmela moderadamente, entera y con cáscara.

Consulta El plato del bien comer

Cuando hablamos de Nutrición, existe una Norma Oficial Mexicana en donde podemos consultar los grupos de alimentos y una guía muy útil para lograr la mejor versión de nuestra alimentación.

Sitio oficial de El plato del bien comer

Despídete de los refrescos y el alcohol

Es bien sabido que gran parte del peso ganado en las fiestas navideñas se debe al consumo excesivo de bebidas azucaradas y al alcohol. Dale un descanso a tu hígado unos meses y de paso… a la báscula.

Las porciones son la clave

Por si no lo sabías, hasta la fruta en exceso es nociva. Por eso es importante moderar las cantidades que comes y tomas. Por ejemplo, una manzana o una tortilla está muy bien, pero medio kilo no.

Hay que ejercitarse

No hay que ver el ejercicio como una manera de bajar de peso, eso lo determina más la alimentación. Pero es un hecho que al movernos se activa el metabolismo y la pérdida de peso es uno de los muchos beneficios que provoca esto. Es aquí donde aplica el famoso un círculo virtuoso, el cual consiste en activarse–quemar calorías–comer moderadamente–bajar de peso.

No elegir el camino corto

Las dietas milagrosas pueden hacerte mucho daño; es mejor no jugar con eso, se trata de tu salud.

El agua es vida

No hay nada que sacie mejor la sed que el agua. Además, mejora la digestión y mantiene tus órganos hidratados. Lo de los dos litros al día es vigente, no es necesario más que eso.

Si sigues estos sencillos consejos y haces conciencia de lo que consumes, lo vas a lograr y de paso harás nuevos hábitos hasta que se tu manera de vivir. ¡Ánimo!