Estamos matando (literalmente) a nuestros amigos LGBT | S1ngular
Especial LGBTTTI / S1NGULAR

Estamos matando (literalmente) a nuestros amigos LGBT

Éste no es un problema nuevo; sino una situación que ha estado presente durante mucho más tiempo del que la historia ha querido aceptar. Y aunque las diversas campañas, los grupos sociales, marchas, movimientos y demás medios han logrado avances significativos en temas de tolerancia y respeto, los ataques por género y preferencias sexuales siguen ahí como un “problema menor” al acecho y en espera de nuevas víctimas.

Nuestros amigos LGBT viven todos los días temor, intolerancia, repulsión, acoso, burlas, faltas de respeto e ira sin contar con casi ninguna protección legal. Son ellos mismos, quienes con una inquebrantable fuerza de voluntad salen todos los días al campo de batalla para enfrentar una guerra que no decidieron pelear.

¿Y qué hay de quienes prefieren callar su identidad para evadir todos estos bombardeos? ¿De quienes han luchado tanto tiempo que prefieren simplemente no seguir? ¿Qué hay de quienes deliberadamente son asesinados por el simple hecho de ser “diferentes”? 34 % de los gays, lesbianas y bisexuales menores de 26 años y el 48 % de las personas transgénero han intentado suicidarse de una u otra forma por causas de discriminación homofóbica o transfóbica, según sea el caso.

Esta misma segregación ha provocado que 57.1 % de lesbianas, gais y bisexuales y 85.2 % de transexuales se hayan autolesionado al menos una vez. Todo lo anterior según datos de RaRE, un estudio de Pace, institución británica para la salud mental del Colectivo LGBT.

Las relaciones personales para la comunidad LGBT aún se ven constantemente obstruidas por prejuicios culturales y sociales. Si para un heterosexual es complicado tener un amigo homosexual, para un homosexual es complicado tener una relación de cualquier tipo.

El alcohol, las drogas y diversos trastornos se vuelven el pan de cada día de cientos, de miles de personas que no encuentran ningún refugio. Al menos un 37.1 % de las mujeres lesbianas o bisexuales tienen problemas con el alcohol, de acuerdo también a RaRE.

Hace falta una educación basada no sólo en la tolerancia, sino también en la normalización de las relaciones de cualquier tipo entre personas, sin importar su orientación sexual.

Personas mueren todo el tiempo, ya sea a mano propia o no, por causa de esta falta de conciencia colectiva de inclusión. Necesitamos erradicar estas conductas, erradicar el odio mal infundado para vivir en armonía, para vivir siendo amigos de quien queramos; para vivir, para vivir.