S1NGULAR

El privilegio de ser hombre

Desde niñas, el mundo parece preparar a las mujeres para una vida de roles (como princesas, luego como esposas, mamás comprometidas eternamente con su familia) y quien se sale de este rígido guión, generalmente enfada a la sociedad. Esta inflexible estructura social, aunada al machismo y la discriminación, deja al sexo femenino en una posición de desventaja.

Para una mujer, no seguir los roles y estereotipos sociales establecidos puede resultar desafiante, frustrante y aterrador. El simple hecho de que una joven declare que no quiere tener hijos, inevitablemente acaba en una serie de cuestionamientos y críticas que rara vez escucha la contraparte masculina. A un hombre comprometido con su vida profesional nadie le cuestiona por qué antepone su carrera a su familia, interrogante que acosa a una mujer en la misma situación.

«Los hombres tienen por el simple hecho de haber nacido como tales; privilegios que, muchas veces, ellos ni siquiera saben que poseen»

Los hombres heterosexuales han ostentado el poder sobre el sexo femenino desde los inicios de la humanidad, lo cual ha generado abuso y una desigualdad que se hace invisible por privilegios que no son cuestionados.

Un renombrado académico de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), Devon Carbado, elaboró una elocuente lista donde evidencia los privilegios que los hombres tienen por el simple hecho de haber nacido como tales; privilegios que, muchas veces, ellos ni siquiera saben que poseen.

A pesar de que existen otros tipos de privilegios no ganados, reflexionar sobre el caso de los hombres deja claro que la cancha casi nunca es pareja para todos. Aquí, una lista de algunas de las cosas de las que un hombre no necesita preocuparse porque posee ventajas exclusivas por concesión de una sociedad dominada por el sexo masculino.

  1. Los hombres pueden decidir libremente no tener descendencia sin que la sociedad los acose culpándolos de egoístas.
  2. Cuando un hombre se viste en la mañana, no tiene que preocuparse porque su vestimenta “invite” a que lo acosen sexualmente.
  3. Los éxitos profesionales de un hombre nunca serán atacados con acusaciones como: “Seguro tuvo sexo con su jefa, por eso lo promovieron”.
  4. Los hombres pueden estar de mal humor o irritables y nadie lo atribuirá a su género o a cambios biológicos en su cuerpo.
  5. La medicina sabe más sobre las enfermedades y el cuerpo masculino que sobre el femenino.
  6. Los hombres no tienen por qué cambiarse el apellido cuando se casan y sus hijos lo llevarán también.
  7. En la gran mayoría de las ocasiones, los hombres no tienen que preocuparse porque alguien los acose o abuse de ellos sexualmente.
  8. Nadie presiona a un hombre para que se case antes de los 30 años.
  9. Si un hombre ayuda con las labores del hogar y cuida a sus hijos es alabado por la sociedad.