El lado positivo de la discriminación | S1ngular
Bienestar / Especial / Psicología

El lado positivo de la discriminación

Fuera de lo que todos conocemos como discriminación, recientemente ha tomado mucha fuerza una variante llamada discriminación positiva. ¿Qué es y por qué debes apoyarla?

Por contradictorio que parezca, este tipo de exclusión busca una mayor igualdad para grupos que a lo largo de la historia han sufrido de distintos tipos de violencia y restricciones por motivos de raza, de género, religiosos, de orientación sexual o de cualquier otro tipo.

La discriminación positiva busca conseguir el acceso a ciertos recursos, servicios o protecciones y políticas de inclusión para estos grupos minoritarios, y así brindarles una mejor calidad de vida.

El concepto nació en Estados Unidos a causa de la opresión racial que se vivió en la primera mitad del siglo XX, pero a partir de los años sesentas el pueblo americano vio la necesidad de ampliar la cobertura a más grupos oprimidos.

Si queremos darnos una idea más clara de lo que es la también llamada discriminación social y cómo actúa en el mundo real, basta con asomarse a mirar lo que ésta variante ha hecho por la igualdad de género en México y en una buena cantidad de países más. En la Ciudad a diario vemos los vagones rosas en el Metro, taxis rosas y hasta gimnasios que separan los horarios de hombres de los de mujeres, entre otras cosas más, las cuales -por exagerado que suene- son resultado de las constantes faltas de respeto, acosos y hasta feminicidios.

Aún es muy temprano para saber si estas acciones tendrán un desenlace favorable en la conciencia colectiva, sin embargo, la intención es clarísima: proteger a la mujer. Esto aunado a campañas de concientización y respeto, y se espera que en un plazo no muy largo exista verdadera equidad.

Otro ejemplo es la gran cantidad de descuentos, eventos y preferencias que se les da a los adultos mayores o a los estudiantes, que aunque, en esencia no son un grupo que sufre discriminación, sí se busca darles mayor participación activa en la sociedad.

Si se logra una mejoría en la calidad de vida de las personas pertenecientes a estos grupos, la discriminación positiva habrá sido exitosa. La palabra ‘discriminación’ en su sentido etimológico más puro, significa separar o distinguir, así que esto es lo que se busca, sencillamente una distinción positiva, beneficiosa.