Bienestar / Salud

El estrés laboral es el principal enemigo del estómago

Un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer que el estrés puede provocar varios efectos negativos en las personas, entre los cuales se destacan la falta de concentración, irritabilidad, depresión, trastornos digestivos como diarrea o estreñimiento, inflamación, síndrome del intestino irritable, así como, dolores agudos de estómago, padecimientos que podrían afectar tus actividades diarias, tanto laborales como personales.

Entre las actividades que más estrés causa son las laborales, pues en los últimos años, los horarios de oficina han ido en aumento, de ahí que muchas personas consideren su lugar de trabajo como su segundo hogar, pues pasan más tiempo ahí que en algún otro sitio. Aunado a que las relaciones laborales se empiezan a estrechar y a muchos compañeros de trabajo se les atribuye un papel importante: se convierten en familia.

Hasta aquí todo parece estar bien, sin embargo, y como en cualquier lado, las relaciones laborales muchas veces están cargadas de estrés, empezando por los pendientes del día, las metas por cumplir al final de la semana o el mes, el tránsito que cada vez es mayor,  la cantidad de gente que utiliza el transporte público; las relaciones entre compañeros que a veces sólo es cordial, entre otras cosas.

Algunas recomendaciones para manejar el estrés y tener una buena salud digestiva son:

1. Tómalo con calma.
La salud digestiva pocas veces se encuentra entre las prioridades, sin embargo, aunque no pareciera, es muy importante para que puedas realizar las actividades diarias. Si te sientes presionado, haz una pausa, bebe un vaso de agua y realiza 5 respiraciones lentas y profundas, concéntrate en ellas, podrás notar cómo recuperas tranquilidad y tu energía aumenta.

2. Actívate.
La actividad física, ya sea clases de baile, zumba, kick boxing, capoeira, yoga, etc., te ayudarán a liberar tensiones, incluido el estrés acumulado a lo largo del día. Si no eres muy afecto a una actividad como tal, una simple caminata a la tienda o a casa te hará sentir más tranquilo y tu mente se despejará.

3. Protégete.
“Más vale prevenir que lamentar”, este dicho también aplica para la salud digestiva. En ocasiones nos resignamos o dejamos pasar las molestias digestivas, pero no debería de ser así. Por eso, no está de más consumir algunos probióticos como el yogurt o Sinuberase, en conjunto con una buena alimentación para fortalecer y restaurar la flora intestinal.

4. Descansa.
El sueño es un factor muy importante para fortalecer el organismo, además de ayudarte a aclarar la mente y encontrar una mejor solución a aquello que te agobia.