Dejar el alcohol no garantiza que adelgaces | S1ngular
Especial / S1NGULAR / Salud

Dejar el alcohol no garantiza que adelgaces

Para las personas que son “bebedores moderados” según la Organización Mundial de la Salud es un apapacho encontrar estudios que comprueban que quienes beben, viven más que los que no lo hacen y otros que demuestran que los “bebedores sociales” tienen más amigos; pero cuando hablamos de bajar de peso y reducir tallas, el tono cambia.

Cada gramo de alcohol contiene siete calorías, uno de grasa, nueve y uno de azúcar, cuatro; y es justo por su carácter hipercálorico, que creemos que dejarlo por completo nos hará perder algunos kilos de más. Sin embargo, hay varios factores que pueden intervenir y debes considerar antes de hacer este cambio y decepcionarte al final.

  • Por lo regular, las ocasiones en que bebemos van acompañadas de una comida rica en grasas, incluso cuando se trata sólo de botana, las tablas de quesos o las tres bolsas de papas en bowls incluyen un alto número de calorías. Así que no todo es culpa de los drinks.
  • En caso de que decidas elegir cerveza sin alcohol. Ojo, aquellas que están etiquetas como “Sin alcohol” quiere decir “con”, pues éstas tienen menos del 1%; sólo si dicen “0,0” significa realmente “sin”.
  • Por otro lado, las calorías de la cerveza convencional proceden en su mayoría del alcohol, mientras que las de la “sin” vienen en un 85 % de carbohidratos.
  • Y por más trillado que suene, depende mucho de la cantidad. De acuerdo con un texto publicado en 2015 por Current Obesity Reports, el consumo moderado no está vinculado a la obesidad (dos bebidas al día en hombres y una en mujeres), pero sí un consumo excesivo específico (cinco o más bebidas en un solo día) o un hábito frecuente (más de cuatro bebidas al día en hombres y más de tres en mujeres).
  • Para engordar un kilo de grasa, una persona necesita consumir 7.000 calorías más de las que su cuerpo requiere. En alcohol, esto se traduce en beber dos cervezas de más al día (entre cuatro y cinco) durante un mes, dos botellas de vino a la semana en el mismo periodo, o cinco copas con alcohol mezcladas con refresco por cuatro fines de semana seguidos”.

Con información de El País

×