Horas de aburrimiento, sillas incómodas y nada que hacer… las escalas suelen ser experiencias completamente miserables, al menos solían serlo.

Por Doménica Díaz

 

En los últimos años, los aeropuertos han ido adoptando características de los centros de entretenimiento, ofreciendo a los viajeros amenidades interesantes para pasar las horas de espera. Algunas de estas son tan sorprendentes que vale la pena planear una escala tan solo para disfrutarlas.

Hong Kong International Airport
(Hong Kong)
Foto: Aditya Romansa

Entre sus modernas instalaciones, el aeropuerto reúne cuartos de té y bares de noodles, así como una pantalla IMAX, un simulador de golf y el Centro de Descubrimiento de Aviación, que cuenta con simuladores de vuelo y un deck panorámico para observar el despegue y aterrizaje de los aviones.

Incheon Airport
(Corea del Sur)
Foto: Visit Korea
Publicidad

El aeropuerto más grande del país alberga plazas públicas en donde músicos locales ambientan el paso de los viajeros, además de varias salas de cine, un campo de golf artificial y una pista de patinaje en hielo.

Shiphol Amsterdam Airport
(Países Bajos)
Foto: Web

Con un siglo de vida, la clásica terminal cuenta con una librería, museo y un espacio abierto con un piano para uso público, así como un cuarto de meditación, un spa y un espacio con regaderas para darte un baño antes del próximo vuelo.

Zürich Airport
(Suiza)
Foto: Redd Angelo

Además de ser uno de los aeropuertos más eficientes, es uno de los más entretenidos, gracias a las diferentes cafeterías con alma hogareña, las áreas de descanso y una atractiva zona de compras que reúne a un outlet con varias boutiques.

Changi Airport Singapore
(Singapur)
Foto: Derek Truninger

Cuatro terminales comprenden una oferta de entretenimiento particular, protagonizada por cuatro jardines dedicados a distintas especies. Aunque estos se encuentran en diferentes terminales, pueden visitarse por medio del skytrain, que también visita un cine gratis y una resbaladilla de 12 metros en la Terminal 3.