Viajar es la mejor manera de crecer a nivel personal y espiritual, las experiencias de conocer una nueva ciudad tendrán un impacto significativo en tu forma de ver el mundo. Te compartimos 7 razones para que comiences a preparar tu equipaje.

Por Dalia Cárdenas

Decía Pablo Neruda que si no escalas la montaña, jamás podrás disfrutar del paisaje. Los viajes son así, una experiencia en cuya cima te esperan nuevos amigos, recuerdos, retos, sabores y, sobre todo, sabiduría. Recorrer el mundo te permite conocer más sobre los otros, pero también de ti mismo.

Foto: Shutterstock
  1. Conocerás nuevas personas

Los amigos que hagas en tus viajes te permitirán descubrir una nueva forma de ver el mundo. Cuando visitas una ciudad sólo como turista, recorres los lugares famosos, pero tienes poca oportunidad de conocer las costumbres locales. Contacta personas que puedan llevarte a recorrer la ciudad que visitas para disfrutarla como un local y generar lazos que duren toda la vida.

  1. Cambias tu forma de ver el mundo

Tu mente se abre, conoces nuevas culturas y te vuelves más sabio y experimentado. Incluso las dificultades que se presentan en un viaje te hacen darte cuenta de tu capacidad para resolver problemas. Sin duda, viajar es la mejor manera de exponerte a una posibilidad infinita de grandes experiencias.

  1. Conoces más sobre ti mismo
Publicidad

Los viajes te ayudan a aprender más acerca de cómo te enfrentas a lo desconocido. Tu carácter se forja y aprendes también sobre la tolerancia y el respeto a lo diferente. También descubres habilidades que quizá ni siquiera sabías que tenías.

  1. Aprendes nuevos idiomas y expresiones

Viajar a lugares con un idioma diferente al tuyo te exige desarrollar habilidades de comunicación y aprender ciertas frases básicas para darte a entender. Nada como poner en práctica lo que has estudiado en los libros y sentir la satisfacción de poder comunicarte en otro idioma.

  1. Descubres lugares que no contemplabas

Puedes seguir una guía para visitar los lugares obligados de una ciudad, pero en el recorrido te encuentras con maravillas que no están en la lista de lo que tienes que ver. Camina, camina y camina, es la mejor manera de descubrir tesoros escondidos.

  1. Disfrutas de nuevos sabores

Una de las experiencias inigualables de viajar es la oportunidad de probar platillos que nunca antes habías degustado. Podrás visitar restaurantes en tu ciudad con comida extranjera, pero hay ingredientes y recetas que sólo podrás probar localmente.

  1. Generas recuerdos para toda la vida

Claro, tendrás muchas imágenes y selfies, pero más allá de lo que puedas registrar con la tecnología, guardarás en tu memoria experiencias que te acompañarán por siempre.