San Francisco no sólo nos regaló a The Doors y a Clint Eastwood, nos dio también el couchsurfing y con él, una nueva forma de conocer el mundo.

Por Nuria Ocaña

 

Foto: Cortesía Google

Para todos, viajar es uno de los anhelos más frecuentes. Dedicamos una de las uvas del año nuevo para pedir, con los ojos cerrados, que suceda y, cuando lo tomamos con un tono más serio, generamos una tabla en Excel que nos ayude a calcular la relación de cuántos meses es necesario ahorrar para por fin descubrir un nuevo destino. Por desgracia, este plan pasa a segundo término cuando se trata de establecer prioridades. “Londres puede esperar”, pensamos, si se atraviesa la necesidad de resolver algún tema médico o invertir en nuestra preparación académica. Pero ¿qué dirías si tuvieras la oportunidad de viajar sin pagar hospedaje?

A las preguntas que acaban de surgir en tu mente. No, no se trata de hacerlo pidiendo “aventones” y durmiendo en el coche de extraños, y no, tampoco será en la calle.

Publicidad

Couchsurfing International Inc. es una plataforma, con sede en San Francisco, que ofrece la posibilidad de quedarte en la casa –el sofá, con mayor exactitud– de algún particular sin ningún costo.

Su fundador, Casey Fenton, es un estadounidense que después de buscar alojamiento gratuito en Islandia y tener una respuesta favorable de la gente local, decidió desarrollar la idea de un intercambio de hospedajes. Al inicio, sólo surfistas australianos y estadounidenses realizaban este truque de espacios, pero tras el éxito del modelo, ahora se trata de una red a nivel mundial.

Para formar parte de este grupo, lo primero –y más importante– es crear tu perfil, compartiendo información que se relaciona con tu estilo de vida. Allí podrás señalar si estás de viaje o quieres ser anfitrión y recibir a otros en tu casa. Y, del mismo modo, quienes deciden hospedar pueden ver los datos de los viajeros y alojar a los que les parezcan más afines.  

De acuerdo con varios de los usuarios, lo mejor que esta red puede darte –además de ahorrar algo de dinero– es la experiencia de conocer el lugar con personas de intereses comunes y el intercambio cultural que de ahí surge.