Viajes hay de todo tipo: están los que haces solo o con amigos, a los que vuelves varias veces en la vida o en los que basta un sleeping bag para pasar las noches, pero también están aquellos en los que el hotel mismo es el destino, y ése es Fairmont Mayakoba.

Cuando se trata de descanso y un poco de lujo no hay nada mejor que un all inclusive, en donde sólo se necesita levantar la mano para recibir atención inmediata y un coco gin.

Este tipo de viajes en nada compiten con las excursiones en las que pisar el hotel es un acto casi ilusorio, pero está claro que son la mejor fórmula si lo que se busca es un reset físico, mental y espiritual.

Publicidad

Coordenadas

El Caribe es para América lo que el Mediterráneo es para Europa, aunque su magia va mucho más allá de Varadero y Saint-Tropez. Mayakoba está ubicado en la Riviera Maya, a 50 minutos del Aeropuerto Internacional de Cancún, Quintana Roo. Se trata de un proyecto que alberga cuatro complejos rodeados de bosques tropicales y manglares: Andaz, Rosewood, Banyan Tree y Fairmont, literalmente, el centro del lujoso desarrollo.

El diseño del resort integra cuatro ecosistemas: playa, selva, dunas y el manglar. La fauna del lugar es desbordante e incluye monos araña, cocodrilos, garzas blancas, iguanas, tortugas y, según cuentan los mismos empleados, incluso han pasado venados a visitar en un par de ocasiones. Todo esto sin olvidar el apiario de la abeja melipona, que el hotel instaló para proteger a este insecto en peligro de extinción, junto con la zona de anidación de aves al noreste del manglar, la cual se puede visitar en un tour en bote. 

Sweet home

El ambiente es envidiable. En un par de horas puedes entender por qué Fairmont se ha posicionado en las listas como “Las mejores empresas en las que todos quieren trabajar” (revista Expansión), el lugar número uno en la categoría de Experiencias (Travel + Leisure) o su inclusión en los mejores 25 hoteles para familias en México, según TripAdvisor.

No es un cliché mencionar que cada integrante del personal se esmera por hacer que tu viaje resulte una vivencia inigualable, desde los choferes que te trasladan alrededor del hotel y que no tienen empacho en detenerse con cada peatón para preguntarle si todo está bien, hasta el bar tender que te cuenta en secreto cómo el romero mejora el sabor de una margarita.

Más que amenidades. Lo que puedes hacer en Fairmont Mayakoba:

  • Tour guiado en catamarán
  • Uso de kayaks
  • Cata de cerveza artesanal, tequila o mezcal
  • Clases de cocina
  • Caminatas en senderos naturales, guiadas por el gerente de Ecología
  • Uso de canchas de tenis al aire libre
  • Sesión de avistamiento de estrellas con telescopio
  • Visita programada a comunidades mayas
  • Práctica de tiro con arco
  • Uso de bicicletas ilimitado para trasladarte dentro del complejo
  • Clases de golf en El Camaleón Mayakoba (el único campo en México que ha sido sede de un evento oficial del PGA Tour)
  • Visita al cenote subterráneo ubicado dentro del hotel
  • Sesiones en el Spa Willow Stream (donde los tratamientos incluyen el uso de la miel producida por la abeja melipona)

Sensaciones a la carta

La oferta gastronómica del resort está a cargo de Richard Sandoval, dueño de decenas de restaurantes alrededor del mundo, como Maya en Nueva York, Toro Toro en Dubai y Toro Gastrobar en Tokio y Serbia.

Así, México no se queda atrás y cada una de las cartas del resort es una propuesta incomparable. La cuota de platillos directos del mar se cubre en el restaurante Brisas, situado a orilla de la playa, donde se ofrece la pesca del día sazonada con distintos adobos latinos, tacos de langosta aderezados con una salsa de chipotle al estilo Sinaloa y el imperdible tartar de atún montado en aguacate.

La Laguna es el punto medio de la oferta, con una carta inclinada a la cocina mexicana moderna. Se trata de la apuesta “más segura” para el paladar internacional, pero no por ello desprovista de encanto. Además de desayunar rodeado por el manglar, por la tarde se puede ordenar un guacamole mezclado con frutas y nueces, y hacer la cata de cerveza artesanal llevada directamente a la mesa.

Para cenar y cerrar el día está El Puerto, una fusión latina-asiática que se sirve en forma de bacalao negro glaseado con miso al chipotle, pollo al curry y sopa de kimchi y tofu, platillos que maridan a la perfección con su amplia carta de vinos latinos y sakes japoneses.

El conjunto de paisajes y aromas te recuerdan el lujo que hay en disfrutar de lo simple.

Carretera Federal Cancún-Playa del Carmen Km. 298, 77710, Playa del Carmen

Tel: 52 984 206 3000

http://www.fairmont.mx/mayakoba-riviera-maya