De qué estamos hechos y otras preguntas de la vida contemporánea | S1ngular
Editorial

De qué estamos hechos y otras preguntas de la vida contemporánea

Lo vemos, lo percibimos, lo vivimos: estamos en un tiempo de transición en los modelos de vida. Las estructuras y reglas vitales sobre el amor, la política y la colectividad actuales están transitando vertiginosamente ante la dinámica y complejidad del mundo contemporáneo. Hoy, las claves para entender la vida social se encuentran al interior del individuo, en su intimidad: en sus dilemas, contradicciones, aciertos, elecciones y preocupaciones. Es allí donde hay que explorar para poder entender lo que significa ser contemporáneo: en aquellas situaciones que vivimos cotidianamente y afectan nuestra calidad de vida emocional, sexual y afectiva.

Lo humano es esa necesidad por lo cotidiano: por los recuerdos que nos invaden de golpe, las causas que abrazamos en algún momento de nuestras vidas con ímpetu y a las que después renunciamos. Las que abrazamos de por vida y nunca se van. Las pérdidas que nos duelen para después darnos fortaleza. Las metas que nos impulsan día a día hasta conseguir nuestro objetivo. Los actos de valentía que vemos en las noticias y nos conmueven. Las situaciones que nos confrontan. Las etiquetas que nos limitan. Los miedos que nos paralizan y nos impiden ver con claridad. Las relaciones que construimos y las amistades que nos acompañan. Las cosas importantes que dan sentido a nuestra vida: las historias que merecen ser contadas.

Vivimos un ciclo caracterizado por la incertidumbre y la inmediatez; un tiempo caracterizado por la resaca de los movimientos de liberación sexual y la revolución feminista, que trajeron consigo la ruptura de roles en la estructura familiar, mayor libertad en la sexualidad y el reconocimiento a otras preferencias e identidades, modelos de relación más igualitarios entre hombres y mujeres y la elección individual como eje regulador de la vida social donde está en juego la propia elección sobre la vida. Hoy todo está sujeto a la toma de decisiones de manera individual. Situaciones que las ciencias sociales han comenzado a estudiar y que el periodismo ha renunciado a documentar. Porque si bien, es verdad que hoy gozamos de mayor libertad para elegir la vida que queremos, también es cierto que aún existen desigualdades estructurales, económicas y políticas que nos impiden generalizar esta realidad.

Por eso, la urgente necesidad de un espacio periodístico que hable, problematice y visibilice de manera profunda y sin prejuicios estas nuevas opciones de vida, en donde la singularidad es una de las muchas a elegir. Ser singular es una forma de ver y transitar en el mundo, a pesar de nuestra sociabilidad como especie, que de ninguna manera es negada sino afirmada al ser únicos y multidimensionales en el cosmos. Individuos sin miedo a ser ellos mismos. Personas con capacidad de elección, con autosuficiencia moral, emocional y económica, que saben que tienen opciones más allá de los paradigmas establecidos. Personas que ven la singularidad como un espacio de autoconocimiento y no como una minusvalía emocional.

Hoy el mundo se ha convertido en un laboratorio para la experimentación: un espacio para innovar y en donde cada quién arma su propio modelo de acuerdo con sus reglas, experiencias y límites. Bienvenidos a este laboratorio de incertidumbres y certezas cambiantes, ¿nos acompañan a mirar dentro de él y descubrir de qué estamos hechos?

×