Primero luchó contra los grupos LGBT; ahora, Philip Anschutz, cofundador del festival Coachella, empezó la guerra versus el consumo de la marihuana.

Por Renata González

 

Aunque a partir del 1 de enero de 2018, el cannabis está permitido para fines recreativos entre adultos en el estado de California, la empresa Anschutz Entertainment Group (AEG) -propiedad de Philip-, la prohibió durante los días que dure el festival.

Así que si pensabas ir a Coachella, que se llevará a cabo del 13 al 15 y del 20 al 22 de abril en Indio, California, toma en cuenta que esta droga no está permitida, en ninguna de sus formas, ni siquiera en las áreas de camping.

Foto: Getty Images
Publicidad

Y al parecer, tal es el poder de Anschutz, que en la ciudad ya se prohibió la apertura de nuevos los negocios dedicados a su venta.

Desde hace un año, Philip Anschutz ha estado en medio de la polémica luego de que se destapara que tanto el empresario como su fundación hicieron importantes donaciones a organizaciones anti LGBT. También es sabido que han apoyado a candidatos republicanos famosos por ser antiaborto y pro-armas.

Al destaparse su preferencia ultraderechista, la AEG no tuvo otra alternativa que emitir un comunicado en el que aseguraba, había dejado de apoyar a esos candidatos y grupos.

Sin embargo, aún tiene sobre sus hombros el asunto de la marihuana, pues de acuerdo con la revista Variety, la Fundación Anschutz donó más de 200 mil dólares para apoyar cualquier intento de frenar la legalización de la droga en Colorado. No resulta extraño, tomando en cuenta que Philip vive en Denver.