Opinión

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

En la Roma (barrio en donde vivo) es un agasajo caminar cualquier día, a cualquier hora, por casi cualquier calle, y observar cafecitos repletos de singulares, parques llenos de gente soltera paseando a sus mascotas, librerías atiborradas de “solos” y bicicletas pa’rriba y pa’bajo con mochila al hombro y sonrisa en boca: una grata diversidad de adultos jóvenes, medianos y no tan medianos, a todas luces solteros, haciendo brillar nuestra hermosa ciudad.

Sin embargo, este no es el caso de todos los solteros y solteras del siglo XXI. Conozco a algunos de ellos que no acaban de “darle el golpe” a este asunto de la singularidad: o porque no superan un rompimiento, o porque han tenido que renunciar a legítimos sueños que pensaban conquistar.

«Sin minimizar la riqueza que puede ofrecer una satisfactoria vida de pareja no dejo de señalar la primacía que se le ha dado sobre cualquier estilo de vida personal y familiar».

Sin minimizar los dolores que cada quien atraviesa en esta corta vida, me pregunto si las necesarias transiciones de la misma pueden congelarse en una nostalgia que parece no tener final. Sin duda, los buenos amores aportan crecimiento, contento y valor a la propia vida, y dejan antojo de “para siempre” como si el amor realmente pudiera eternizarse sin tener un punto final. Es aquí donde comienzan los desencantos y la dificultad de continuar.

Ya lo dice el poeta guatemalteco Cardoza y Aragón: “El amor es eterno mientras dura…”, y es quizá esa creencia de que el amor puede no terminar jamás la que nos deja, entre otras cosas, viviendo a la deriva de un pasado que no regresará. Sin minimizar la riqueza que puede ofrecer una satisfactoria vida de pareja no dejo de señalar la primacía que se le ha dado sobre cualquier estilo de vida personal y familiar.

«La vida posmoderna –lo queramos o no- apunta a una alternancia de etapas de soltería y etapas de emparejamiento: en una existencia que puede durar 70, 80, o 90 años, es difícil sostener vivo el primer amor».

¿Pero de qué se trata esta nostalgia amorosa que nos ata al pasado? Quizá la clave consiste en distinguir justamente la nostalgia y la melancolía.

La melancolía se vincula más con la tristeza que con sentimientos instalados en la vida de la persona pueden culminar en una depresión; mientras que la nostalgia es un recuerdo biográfico que da coherencia a la propia vida: a través de ella predominan los recuerdos de las relaciones valiosas permitiendo que las memorias negativas se transformen generalmente en narraciones positivas.

«Yo tengo la certeza de que se puede integrar a la vida una nostalgia en la que recordar el pasado nutra, motive, y genere satisfacción».

Así, a diferencia de la melancolía, la nostalgia se centra en los buenos recuerdos del pasado y no en los malos momentos del presente. Yo tengo la certeza de que se puede integrar a la vida una nostalgia en la que recordar el pasado nutra, motive, y genere satisfacción.

Harold McMillan afirma que hay que “…utilizar el pasado como trampolín y no como sofá”. Y es que mis suficientes años me han enseñado que el futuro tiene puertas abiertas a nuevas posibilidades, pero sobre todo que de “cualquier momento presente siempre se puede hacer algo mejor”.