Conoce Laos haciendo trekking (7 tips) | S1ngular
Viajes

Conoce Laos haciendo trekking (7 tips)

Laos es un país con unos paisajes increíbles. Plagado de selvas vírgenes, ríos y cascadas, Laos es además el hogar de varias minorías étnicas que viven totalmente alejadas de la civilización.

La mejor forma de conocer sus maravillas y secretos es haciendo un trekking, así que nos lanzamos en uno de dos días y una noche, lo mínimo para vivir la aventura y conocer el país como es debido.

Les compartimos una lista de lo que pueden esperar y lo que no de un trekking por Laos:

  1. Cuantos más, mejor: Los precios dependen del número de gente que se apunte a una excursión (máximo 8 personas), así que haz amigos y convéncelos de hacer el mismo trekking que tú para ahorrar un dinerito, que podrás gastar en una merecida Beer Laos al volver.
  2. No esperes comodidad: La selva es espectacular y los paisajes increíbles, pero no esperes dormir en un súper-camping ni nada por el estilo. Normalmente se descansa en un espacio hecho con bambú y paja, sin paredes y casi sin techo. Eso sí, ellos te dan sleeping bags y esterillas. Y aquí un gran tip: cuando te entreguen todo el material al empezar el trekking, saca el sleeping bag y asegúrate de que el cierre funcione y esté en buenas condiciones, y lo mismo con la esterilla.
  3. La temporada sí importa: Si haces el trekking en temporada seca, no esperes ver muchas de las cascadas que te prometen, ni imagines un buen baño en una poza de ensueño: las cascadas son muy pequeñas y no hay donde bañarse, así que no cargues tu traje de baño de más. Y prepárate para el calor, suele haber unos 35ºC durante el día y mucha humedad. Ahora bien, si vas en época de lluvias, lleva buen calzado porque se crea mucho lodo y el trayecto se pone muy resbaloso.
  4. La comida, toda una experiencia: Seguro te darán platos típicos de Laos, deliciosos y hechos en el momento por los guías. Todo les queda riquísimo, así que no te preocupes en llevar nada, con lo que ellos cocinan es suficiente. Eso sí, si eres muy escrupuloso lleva toallitas húmedas o gel antibacterial, pues se come en el suelo y con las manos.
  5. Agua, siempre en botella: El primer día nos entregaron dos botellas de agua de 1.5 litros, y aunque nos dijeron que para el segundo día no nos preocupáramos, la sorpresa fue que en la tarde del primer día nos pidieron las botellas vacías para rellenarlas con agua hervida sacada de un pozo. Exige agua embotellada para los dos días, o de las dos botellas que te den, bebe una el primer día y otra el segundo. Si pides más botellas al inicio, tienes que estar preparados para cargarlas.
  6. Mosquitos y más: Obviamente debes llevar un buen repelente, pero no solo para los mosquitos, sino para las sanguijuelas que puedes encontrar en el camino. Lo mejor es pantalón largo y ¡mucho repelente! Al terminar la parte de selva, revisa bien tus botas porque allí es donde se alojan las sanguijuelas, listas para chupar sangre. En temporada de lluvia, suele haber muchas más.
  7. Disfruta y habla con el guía: Los guías te enseñan mucho de la forma de vida de los locales, de las plantas que encuentras, de la comida y los ingredientes autóctonos, e incluso nos enseñaron a cocinar algunos platos típicos del país. Es mucho más enriquecedor e interesante escuchar la información de primera mano que leerlo en alguna guía.

Tomando en cuenta estos tips básicos, ¡sólo queda disfrutar al máximo este gran país, su naturaleza y sus trekkings!

Tú tampoco te pierdas este viaje y contacta a Giu Travel

giutravel.com

FB: Giu Travel

Twitter: @GiuTravel

×