Psicología

Ideas para sobrevivir a la maternidad siendo soltera

Pese a lo compleja que puede resultar la maternidad sin contar con una pareja con la cual dividir los gastos y las responsabilidades, existen diversas maneras de sobrellevar las etapas más difíciles de la crianza y manutención de los hijos. Éstas son tan sólo algunas de ellas:

Pedir ayuda a la familia. Muchas mujeres evitan solicitar apoyo económico o presencial de sus seres queridos para no generarles problemas o preocupaciones. Sin embargo, en la mayoría de los casos, ellos son precisamente quienes pueden brindarles justo lo que necesitan de manera incondicional. “Mi familia me ha dado el apoyo económico… y el moral, las porras.

Ellos son la única imagen de familia que tiene mi hijo”, explica Alicia. No obstante, quienes se apoyan en la familia, e incluso viven con ella, deben permanecer en comunicación constante para evitar problemas de crianza. Según Manuel Turrent —especialista en terapia familiar—, “tiene que haber un diálogo muy grande entre la mamá soltera y sus padres, buscando que éstos no dejen de ser abuelos, pues ellos no educan: consienten, cuidan, acompañan, contienen. La parte de la educación no hay que delegarla en los abuelos, pues se pierde la jerarquía de la mamá y ella se vuelve la hermana. Hay que tener cuidado”.

singlemomdifferent

Construir una red de ayuda fuera de la familia. ¿Para qué son las amigas? Para echarnos la mano cuando más las necesitamos. El respaldo de otras personas es la vía más sana y accesible con la que cuenta una madre soltera para resolver problemas cotidianos. Por ejemplo, cuando no puede salir del trabajo a tiempo para recoger a su hijo o cuando le es urgente tener un momento de descanso y/o esparcimiento. “Las madres solteras necesitan forjar redes de solidaridad. Últimamente hay una tendencia entre las mujeres trabajadoras de ponerse de acuerdo entre ellas (sean solteras o no) para repartirse actividades y cuidar a los hijos de las otras. Esa ayuda es fundamental”, menciona la socióloga Carla Carpio.

La parte de la educación no hay que delegarla en los abuelos, pues se pierde la jerarquía de la mamá y ella se vuelve la hermana. Hay que tener cuidado

Buscar organizaciones de madres solteras. En México existen organizaciones civiles, creadas por madres solteras, que tienen el propósito de ofrecer apoyo emocional y laboral a las mujeres que crían a sus hijos sin ayuda de una pareja. En estas asociaciones se publican constantemente ofertas laborales, así como talleres donde las madres pueden compartir sus experiencias, sus miedos y también las soluciones. Manuel Turrent explica: “Si tengo un buen grupo de apoyo, me voy a sentir mejor. Los grupos de apoyo de madres solteras pueden dar mucha fortaleza y, al juntarse ellas con personas que viven una situación parecida, pueden hablar de problemas similares, pero también encontrar virtudes similares. Una comunidad de apoyo es fundamental”.

s25-psicologia-mama-soltero-int

Procurarse el poder sanador de la terapia. “En algunos casos extremos, es importante aceptar que no pueden con todo solas y que necesitan terapia para estar bien, porque la carga es muy fuerte”, señala Turrent. Pedir ayuda es el primer paso para resolver una situación que quizá nos ha rebasado y con la que ya no sabemos qué hacer. Los pretextos (normalmente la falta de dinero o de tiempo) se terminan si recordamos que, al estar bien nosotras, nuestros hijos también lo estarán.

Pedir ayuda es el primer paso para resolver una situación que quizá nos ha rebasado y con la que ya no sabemos qué hacer.

Contar con figuras masculinas, ¡sí las hay! A muchas madres solteras les preocupa que sus hijos crezcan sin una imagen paterna, pero existe una sencilla solución a esta situación, y está al alcance de sus manos. “Siempre hay figuras masculinas a nuestro alrededor. Yo enfatizaría, con ellas, que buscaran a alguien que fuera como la figura antigua del mentor, es decir, un hombre a quien los hijos vean como una persona que ya recorrió un camino que es el que ellos querrían recorrer”, sugiere Turrent. Esta figura puede ser un amigo, un tío, el abuelo: una persona con valores que ellas compartan y a quien les gustaría que sus hijos imitaran.

Aprovechar los escasos programas de gobierno. Muchas madres solteras lo desconocen, pero tanto el gobierno federal como los locales cuentan con algunos programas de ayuda que ellas podrían aprovechar. Uno de ellos les permite inscribir a sus hijos a un Centro de Desarrollo Infantil (Cendi) aunque no cuenten con IMSS o ISSSTE. El costo es mínimo y sólo necesitan solicitar el espacio. Si no tienen seguro médico y no pueden pagar uno privado, tienen la posibilidad de inscribirse, junto con sus pequeños, al Seguro Popular; en éste se les cobrará una tarifa de acuerdo a los resultados de un estudio socioeconómico que se realiza a quienes lo solicitan.

Hacer una cita mensual con ellas mismas. Si una madre soltera ha tenido esa voluntad de hierro necesaria para sacar adelante a su hijo, sin compartir ese proceso con una pareja, sin duda encontrará la manera de lograr estar consigo misma, al menos un par de horas al mes. Para lograrlo, puede pedirle a su mejor amiga que le ayude con el cuidado del niño, y hacer algo que le encante: salir a correr, darse un baño en una tina, leer tranquilamente un libro, ir a bailar, pedir un masaje o procurarse un encuentro sexy con un amante del pasado. En esta sesión, es esencial que tenga en mente lo mucho que se merece ese espacio para ella. “Reconozcan lo que han hecho; hagan un autoanálisis: qué inteligentes, qué fregonas son: sacan adelante la educación de sus hijos, trabajan, socializan, se paran frente al mundo. Hay que valorar todo lo que sí hacen y todo lo que sí son; todo lo que han construido y todo lo que han madurado”, dice Turrent.

×