Opinión

¿Colgado de tu pasado o un simple nostálgico racional?

¿Eres de las personas que sonríe cuando mira una fotografía o eres de las que atesora recuerdos: su playera de la “prepa”, el boleto del cine de aquella vez que saliste con alguien, la moneda que te encontraste cuando eras niño, la tarjeta de tu primer trabajo, etcétera? Independentemente de cual sea tu caso, deja te platico algo:

Los recuerdos son parte de nuestra vida. La nostalgia es esa sensación que te hace suspirar y volver a aquel momento que te hizo vivir alegría o bienestar. Así que si te cachas sonriendo al recordar un lugar o una persona, no te preocupes: eres un ser absolutamente normal, o sea un nostálgico racional. Pero si por el contrario, al respirar y cerrar tus ojos, en lugar de esa sonrisa se te escapa una lágrima, te tengo una mala noticia: ¡estás colgado de tu pasado!

«Si en lugar de esa sonrisa se te escapa una lágrima, te tengo una mala noticia: ¡estás colgado de tu pasado!»

El pasado a veces nos hace una mala jugada, al suponer que si el tiempo se hubiera detenido ahí, las cosas hoy serían distintas. Pero, ¿qué te hace suponer que, si el tiempo de la “prepa” se hubiera extendido, serías hoy un profesional responsable?, ¿o que si papá o mamá hubieran seguido juntos…o si papá no hubiera muerto? Y, ¿si tu abuelito siguiera vivo? ¿Te has puesto a pensar por qué esa nostalgia guarda una secreta esperanza de que si las cosas hubieran sido de otra manera, todo sería mejor? Una sensación más relacionada a la desilusión y la tristeza. ¿Por qué hoy atesoras con tanto recelo ese recuerdo de aquellos años?

¿Has pensado que esas nostalgias no son nostalgias? ¿Qué me dirías si te dijera que son vacíos reales? Probablemente algo en tu pasado quedó inconcluso. Los huecos y carencias que trajiste a tu adultez vienen contigo, en el mismo paquete, y desear que aquel tiempo regrese no va a cambiar tu vida, ni va a regresar el tiempo, ni tu presente va a modificarse.

s32-opinion-diana-int

Los vacíos del alma duelen, y se van hasta lo más profundo de tu ser. Seguramente has escuchado llorar a tu alma. Créeme que sé cómo duele, pero colgarte del pasado no la va a sanar jamás, ni va a revivir a nadie, ni va a unir familias, tampoco le va a cambiar el carácter a ningún ser viviente, ni te va a regresar a ninguna pareja y mucho menos te va a regresar a un hijo.

¿Podemos hacer algo para cambiarlo? Si la respuesta es afirmativa, no pierdas más el tiempo, el orgullo llena el costal de piedras más pesadas; vivir en el pasado congela, detiene… pero si ya no está en tus manos, debes comprender que tu parte está hecha y así tenía que suceder porque si no hubiera pasado así, el que lee estas líneas, no sería el que es. Es justo aquí donde tu reconstrucción empieza, es el principio del “amarte”, concepto trillado e incomprendido hasta que no es vivido… Sonríe ante una fotografía justo después de “amarte”.