Opinión

¿Apocalipsis de papel?

A decir de Gabriel Zaid: “No hay futurólogos que anuncien la desaparición del fuego, la rueda o el alfabeto, aunque son avances técnicos milenarios. Sin embargo, se habla de que los multimedios y la internet pueden acabar con el libro”.

Y uno, humildemente, agregaría: ¿por qué nunca predicen la desaparición del fuego, las tijeras o el pozole verde?

Lo mismo se dijo cuando se inventaron el teléfono, la radio, el televisor y demás avances tecnológicos: que el libro “tenía los días contados”. Pero la producción de lecturas nunca disminuyó a partir de estos descubrimientos, sino al contrario: siempre aumenta. ¿Por qué? Tal vez porque no se ha inventado (a decir de Umberto Eco) nada mejor que lo sustituya.

«Los libros y otros medio impresos (como el diario, artículos de revistas, entre otros) nos han permitido conocer el pasado, tener conciencia del presente y una idea del futuro».

Dada la fragilidad de la memoria colectiva, la letra impresa ha preservado historias, chismes y testimonios que han permitido, además de los códigos sociales que nos rigen y el avance de la ciencia, el ejercicio del pensamiento y la conservación de las artes. Los libros y otros medio impresos (como el diario, artículos de revistas, entre otros) nos han permitido conocer el pasado, tener conciencia del presente y una idea del futuro. El modo de preservar las lecturas (sus formatos) ha sido tan diverso como lo han permitido el ingenio y los recursos de cada época: desde el papiro egipcio, pasando por los folios romanos y los códices medievales, hasta nuestras novísimas bibliotecas digitales.

s34-opinion-librocalipsis-int

El libro, tal y como lo conocemos, apenas tiene un siglo de elaborarse y, desde hace casi 20 años, existen “lectores de cristal” (e–books readers), que pueden almacenar (o bajar de la “nube”) cientos de miles de títulos: en cualquier idioma y con diversas “herramientas” para facilitar la lectura a personas con problemas de visión (desde ampliación de caracteres o emisión de voz), conocer el significado de una palabra (diccionarios y traductores) o sólo para recordar en qué parte dejó uno la lectura.

«Si en algún momento desapareciera la tecnología que las sustenta (o sólo la electricidad), lo único que tendríamos a la mano para “recuperar el saber”, serían los medios impresos».

Ante esto, de nuevo se dice que “las publicaciones ya valieron”; no sólo porque las ganancias de los medios digitales superan con mucho a la publicidad y a las ventas de diarios y revistas impresos, sino porque cada vez son más altos los costos del papel y la transportación. Pero tampoco nada nos asegura cuánto tiempo durarán nuestras “memorias etéreas”: las nubes informáticas, aunque cada vez cuenten con mayores sistemas de seguridad, si en algún momento desapareciera la tecnología que las sustenta (o sólo la electricidad), lo único que tendríamos a la mano para “recuperar el saber”, serían los medios impresos que, esos sí, pueden durar (según la calidad de su papel) varios siglos.

Según la Biblia, el Apocalipsis (el fin del mundo) le fue “revelado” a san Juan Evangelista hace cerca de dos mil años… Pero, gracias al “libro”, nadie ha olvidado qué significa.

×