Opinión

¿A qué cosas dicen (o deberían decir) “no” los creadores artísticos?

El “no” ha sido un prefijo y un sufijo muy valioso para el desarrollo profesional del quehacer artístico. Como todos los límites, hay algunos límites que son inamovibles y hay algunos límites que son móviles y negociables. Para el artista un “no” se constituye en una expresión de la construcción misma del quehacer creativo y la realización plena de la obra. En el mundo del arte, el “no”, trasciende su poder disruptivo, tiene implicaciones profundas en la vida del artista. Algunos puntos para los creadores se sitúan entre los inamovibles y así son comentados como los rotundos “no.

1. Uno de los “no”preferidos por el grupo de creadores fue el hecho de NO participar en exposiciones donde el artista o creador tenía que aportar algún apoyo económico para su realización, ya sea museo, casa de cultura, galería o espacio privado que se destine para tal realización. Se sabe que desde 1992 la Ley contempla que las casas de la cultura deben ser autosustentables, pero transferir esa obligación a los creadores parece un acto de total violencia hacia la norma.

«En el mundo del arte, el “no”, trasciende su poder disruptivo, tiene implicaciones profundas en la vida del artista».

Los creadores son una de las ramas de la economía que generalmente corren con todos sus gastos en la producción de sus objetos, y aunado a esto, pagar por el espacio de exhibición es aceptar la nulidad de efectividad de este sector. Por cierto, el único sector de toda la cadena económica que no cuenta con Seguridad Social en ninguna de sus modalidades.

2. Otro de los “no” por excelencia del grupo de creadores, fue la NO aceptación de “curadores” que surgieran de la nada y que no estuvieran relacionados con la carrera de Filosofía la cual es la que forma a éstos personajes y en el ámbito de las colecciones nacionales, son los Curadores/Investigadores quienes están a cargo de la custodia, análisis y promoción de dichas colecciones.

Los nuevos “curadores” fuera de la profesión, son algunos personajes que deciden realizar un proyecto e invitan a varios artistas y creen que en seleccionar la obra y colgarla los convertirá mágicamente en “curadores”. Imitando a los curadores internacionales, quienes son generalmente los que dan es soporte filosófico a la realización estética. En nuestro país esta figura solo se contempla en las colecciones nacionales de interés patrimonial. Actualmente existen algunas universidades con el perfil de Historiadores de Arte y Filosóficas que están formando a estos nuevos actores en la escena estética.

«Algunos personajes deciden realizar un proyecto e invitan a varios artistas y creen que seleccionar la obra y colgarla los convertirá mágicamente en “curadores”»

3. Otro de los “no” favoritos de estos creadores, es el negarse a contratar gestores intermediarios entre las instancias culturales como las Secretarias de Cultura y las dependencias que otorgan becas y estudios de posgrados, residencias nacionales o internacionales, secretarias con partidas presupuestales en cultura y diversas embajadas que apoyan a los creadores nacionales. Es tan grande el coyotaje que se realiza en este Sector, que las diversas dependencias han creado Programas de Emprendedores para ponerse directamente en contacto con los creadores y dejar a un lado a tanto coyote del arte.

Así mismo el “no” absoluto a la participación de creadores los cuales carezcan de la base mínima de conocimiento de su quehacer tanto en la parte teórica como en la parte técnica…. Y más y más “no” que podrían seguir surgiendo en el ámbito de las artes y la cultura… pero que nos evidencian de manera directa la interrelación fundante que tienen los límites en nuestro ámbito de la cultura y las artes.

×